lunes, 24 junio, 2024
InicioPolíticaJavier Milei y Victoria Villarruel hablaron para evitar otra interna tras el...

Javier Milei y Victoria Villarruel hablaron para evitar otra interna tras el escándalo por los sueldos: «Que nada ni nadie nos desuna»

«No dejemos que nada ni nadie nos desuna«. Javier Milei y Victoria Villarruel hablaron horas después del escándalo que se generó en el Senado por el aumento de las dietas que acordaron legisladores de todos los sectores políticos y reforzaron la buena sintonía entre ambos, en un vínculo que en algún momento lució fisuras pero que hoy parece renovado. El Presidente, dicen en su entorno, se enteró de la movida una vez que ya era foco de los medios de comunicación y no responsabilizó a su vice ni le reprochó por el manejo de la sesión: el jefe de Estado es consciente de que la minoría parlamentaria que padece el oficialismo, con apenas 7 senadores, le impedía frenar el tratamiento del proyecto de resolución que impulsaron dirigentes de todos los sectores, excepto del PRO, y enfocó su enojo fuera de La Libertad Avanza, a pesar de que el libertario Bruno Olivera firmó la iniciativa.

Milei, que se mostró furioso en su cuenta de Twitter, optó por realzar la postura de los legisladores oficialistas, «que votaron en contra», y buscó exponer a la oposición al apuntar que «así se mueve la casta». Cuestionó no sólo el aumento de las dietas sino la manera en la que se procedió a votar esa resolución: a mano alzada y en menos de dos minutos.

El Presidente no coincide con la percepción de que tanto los libertarios como Villarruel tuvieron una postura pasiva al no reclamar que una votación nominal, de manera tal de que que quedara registro público de quienes votaron a favor de la polémica medida. Y tampoco le prestó atención a la versión que da cuenta que hubo senadores de LLA que tejieron un acuerdo subterráneo con los otros bloques y se comprometieron a no empatanar el debate.

En sus redes sociales, como gesto de respaldo, el propio Presidente se encargó de aclarar que «los senadores de LLA no van a cobrar el aumento», algo que fue confirmado por el jefe de bloque, Ezequiel Atauche, quien cometió un error que generó fastidio en despachos oficiales: tras la votación dijo que, horas antes, le había avisado al Presidente de la movida que pergeñaba la oposición, algo que fue rechazado de plano por los colaboradores de Milei. «Si hubiera sabido los exponía antes de la sesión. Está claro que no le anticiparon nada», aseguraron en Balcarce 50. Y reforzaron: «No tiene diálogo con Atauche, ni siquiera su número de teléfono. Ese vínculo lo maneja el Senado». Nadie quiere profundizar en el motivo por el que nadie le avisó al Ejecutivo, sobre todo porque en la reunión de labor parlamentaria, en la que hubo presencia del bloque libertario, ya había quedado claro que no se incluiría el proyecto como orden del día para intentar que pasara desapercibido pero que se trataría sobre tablas.

Con todo, en otra señal de apoyo, Milei retuiteó una publicación en la que Villarruel, en un contundente descargo, aclaró que «no» tenía «herramienta alguna para frenar» el aumento y que al no ser senadora «no pudo interferir en decisiones» de la Cámara alta.

La vicepresidenta, que se quejaba de las críticas que recibía en los medios, valoró el respaldo de Milei con el que hasta ese momento no había hablado. Y a última hora del jueves le escribió para agradecerle el gesto y redoblar su compromiso con el mandatario. «Trabajo para vos y para tu Presidencia. Que nada ni nadie nos desuna: vos sos el líder», fue uno de los mensajes que le hizo llegar, según pudo saber Clarín de fuentes inobjetables.

«Ella sabe muy posición con respecto al tema (por el aumento de las dietas), pero Javier no está enojado con ella», aclararon desde Presidencia.

Por otro lado, Milei sabe que su vice, más allá de no contar con el número en el boque para poder bloquear la iniciativa, está convencida en que los legisladores debían ganar más. Incluso, semanas atrás, en una entrevista en TN, consideró que los senadores «tienen que ser retribuidos en forma digna» porque «si no reciben un sueldo digno sólo van a poder ser legisladores los ricos, los corruptos, los narcos ó los que tengan sponsors atrás».

«Se respetan mucho. Javier tiene una posición clara al respecto y los sueldos que dependen de él están congelados y entiende que Victoria, aunque piensa distinto, cuando estuvo a su alcance el tema (NdeR: los aumentos de febrero estaban vinculados a los aumentos del personal legislativo y dependía de su firma), se alineó con lo que él quería y dio marcha atrás», razona una alta fuente oficial, al tanto del vínculo entre ambos.

«Lamentablemente estamos muy endebles en Senado y Diputados», fue la conclusión a la que llegaron Milei y Villarruel para dar por cerrado el capítulo y mirar hacia adelante.

En esa línea, para el mandatario lo sucedido este jueves en el Senado es un buen ejemplo de cómo será la campaña del año que viene para las Legislativas. «Acuérdense de todo para el 2025», fue el pedido que ante el revuelo le hizo a la gente. Es que para el Presidente, el aumento de sueldos es en definitiva un nuevo ejemplo para anotar en el «principio de revelación» del que suele hablar al señalar a quienes, según cree, priorizan sus intereses. Por eso, en la intimidad celebró que LLA y el PRO impulsen un proyecto para frenar el aumento y que quede registro de quiénes se oponen: «Ellos sí la ven», repiten cerca del mandatario.

Más Noticias