Aquel inolvidable discurso de Alfonsín ante 40 vecinos de Chascomús

Las tardes de verano en Chascomús eran interminables y maravillosas. Más si uno tenía 16 años y las pasaba en el picado de la canchita de tierra cerca de la laguna, probando chanfles nuevos y gambetas rudimentarias de inventiva propia. A fines del 82 ya habíamos perdido Malvinas, a Maradona todavía le faltaban cuatro años para hacerle los goles inolvidables…