miércoles, 17 julio, 2024
InicioPolíticaEl oficialismo apura la "ley hojarasca" y reformas electorales, judiciales y de...

El oficialismo apura la «ley hojarasca» y reformas electorales, judiciales y de seguridad en el Congreso

Envalentonados con la sanción de la Ley Bases y tras la asunción de Federico Sturzenegger, el Gobierno apura la «ley hojarasca», mientras prepara otro paquete de reformas en materia electoral, de seguridad y justicia.

«Nuestra agenda legislativa se retomará con la ley hojarasca(s): leyes que representan riesgos a la libertad económica, trabas, o son simplemente obsoletas«, aseguró el propio Sturzenegger, el mismo día que asumió como ministro de Desregulación y Transformación del Estado.

En el oficialismo no hablan de plazos todavía, pero dicen que es «inminente». Igual es sabido que la actividad fuerte se retomará en agosto, después del receso de las dos últimas semanas de julio.

Salvo que en el paquete de leyes a derogar aparezca un tema controvertido, la oposición no observa demasiado conflicto ese punto, aunque reconocen que todavía no saben «qué viene en el texto» y que le advirtieron al Ejecutivo que «otra ley con formato ómnibus ni se les ocurra».

Entre las leyes obsoletas, señalan, hay decenas de las aprobadas «en la época de los militares, cuando sacar una ley era fácil». “Para los militares era muy importante el control de las palomas porque eran mensajeras. La Argentina todavía tiene una ley que regula el control de las palomas”, ejemplificó el flamante funcionario.

Sturzenegger puntualizó también en leyes que «obligan a trámites imposibles», que «promueven la contaminación» o la «ley de mochilero». Esta última se sancionó en 1974,durante el tercer gobierno de Perón en el marco del control del terrorismo, planteaba el uso de un carnet de mochilero para todos aquellos que «con fines turísticos, soliciten la colaboración de terceros para desplazarse dentro del territorio del país con los elementos necesarios para acampar».

No es lo único que el oficialismo tiene en mente. Como parte de una estrategia para que los focos sigan apuntando al Congreso, el Ejecutivo tiene lista una ley de reforma electoral, que debería ser la prioridad teniendo en cuenta que quedan pocos meses para que termine el año y el que viene hay elecciones. Es regla de oro que no se discuten ese tipo de normas en años electorales.

En ese paquete se espera que incluya la eliminación de las PASO (un punto que va a traer cola porque sectores clave, como el radicalismo, no están de acuerdo). También que se insista con la eliminación de la lista sábana y establecer un sistema de circunscripciones uninominales para elegir a los diputados nacionales; un tema que ya había venido en la ley bases original y que fue eliminado justamente por falta de consenso.

Las advertencias de la oposición

«El oficialismo tiene terror de no dominar la agenda», asegura un diputado de peso de los bloques federales. Saben que la batería de proyectos es parte de la estrategia para «mantenerlos entretenidos» y por eso le transmitieron a las autoridades de La Libertad Avanza que en agosto discutirán la agenda, toda.

No se trata, dicen, de abrir discusiones sin ninguna estrategia de lo que es posible, o no. Y también quieren negociar temas propios.

Pero además, hay alertas en la relación con el oficialismo. En el PRO vienen exigiendo, públicamente y en privado, para que se cumpla el fallo de la Corte por la coparticipación para la Ciudad de Buenos Aires, gobernada por Jorge Macri. Esta semana referentes del espacio se reúnen con el ministro de Economía, Luis «Toto» Caputo. «Si no hay acuerdo vamos a estar en problemas», advierten en el PRO.

Por otra parte, en Hacemos Coalición Federal, están enojadísimos porque los dejaron afuera de la Bicameral de Inteligencia, cuando les habían prometido un lugar en esa estratégica comisión.

Más Noticias