viernes, 14 junio, 2024
InicioPolíticaLey Bases: el kirchnerismo siembra sospechas por el dictamen, activa su plan...

Ley Bases: el kirchnerismo siembra sospechas por el dictamen, activa su plan B y prepara una marcha al Congreso

Ante el avance del Gobierno con los dictámenes para la Ley Bases y el paquete fiscal, Unión por la Patria quedó obligado a recalcular la estrategia y apelar al plan B que tenía previsto para un posible escenario más favorable al oficialismo. Si los proyectos de Javier Milei consiguen en el recinto la aprobación en general, el kirchnerismo explorará la posibilidad de acordar con el resto de la oposición modificaciones en la votación en particular, en un intento de podar ambas iniciativas.

A su vez, como habían anticipado referentes de Unión por la Patria, prepararán una concentración en el Congreso el día de la sesión, dentro de dos semanas. Axel Kicillof, intendentes del conurbano bonaerense y dirigentes de la CGT, las CTA y organizaciones sociales se comprometieron a movilizar. También activarán las agrupaciones de izquierda.

La definición repentina de los dictámenes a favor del oficialismo, con una visita de Guillermo Francos al Senado en la noche del miércoles para cerrar el apoyo de un puñado de legisladores clave, destrabó el panorama del Gobierno y generó reclamos y suspicacias, fogoneadas por los integrantes de Unión por la Patria.

Hubo una desprolijidad absoluta. Pasaron a cuarto intermedio y las firmas se exhiben públicamente, no entre cuatro paredes. El jefe de Gabiente, de otro poder, no puede anunciar el dictamen”, dijo José Mayans, jefe del bloque Nacional y Popular, a Clarín. “Espero que rectifiquen eso para saber qué fue lo que votaron y qué arreglaron. Por lo menos que cuenten una parte”, ironizó para abonar las sospechas.

El objetivo de máxima de Unión por la Patria, con 33 senadores, era sumar cuatro votos para directamente rechazar los proyectos. Algunos no se resignan a ese propósito, aunque con los apoyos -más allá de las disidencias- del peronista entrerriano Edgardo Kueider, la cordobesa Alejandra Vigo, el santacruceño José Carambia, la neuquina Lucila Crexell y la larretista porteña Guadalupe Tagliaferri el oficialismo se encamina a imponerse en la votación en general. Como contó Clarín, el Gobierno ya se había asegurado el aval de la mayoría de los radicales.

“Estamos trabajando en todos los planos. Tenemos plan A, B y también C y D”, abrieron las variantes en el principal bloque opositor sobre la posibilidad de acordar con otros legisladores no oficialistas modificaciones en los artículos del Régimen de Incentivo de Grandes Inversiones (RIGI), las privatizaciones, la reforma previsional, el capítulo de procedimiento administrativo y el blanqueo, entre otros puntos.

Senadores kirchneristas incluso mostraron expectativa en el dictamen que presentará Martín Lousteau, el radical más crítico del Gobierno y de los proyectos -Pablo Blanco, también con discurso opositor, anunció que votará a favor en general a pedido de los gobernadores-, como posible punto de partida para la búsqueda de posturas en común.

Juliana Di Tullio, Anabel Fernández Sagasti y José Mayans, referentes de Unión por la Patria, en una sesión en el Senado. Foto: Federico López Claro.Juliana Di Tullio, Anabel Fernández Sagasti y José Mayans, referentes de Unión por la Patria, en una sesión en el Senado. Foto: Federico López Claro.

No todos los integrantes de Unión por la Patria dieron crédito a la estrategia de avanzar con las modificaciones en el debate por artículos, porque consideraron “casi imposible” alcanzar los dos tercios de los votos, la mayoría necesaria para que la nueva redacción resulte más difícil de ser eliminada en Diputados. “Es más fácil el plan A que el plan B”, insistió un senador con el intento de tumbar los dos proyectos enteros.

También puede suceder que en la discusión en particular se divida una parte de Unión por la Patria para avalar capítulos de los proyectos, como sucedió en Diputados con un grupo de catamarqueños y sanjuaninos con el RIGI y Ganancias. “Es posible, vamos a intentar llegar hasta el final con una estrategia unificada”, admitieron en el bloque.

Involucrada personalmente en las definiciones, Cristina Kirchner habla a diario con sus senadores más cercanos como Juliana Di Tullio, Wado de Pedro y Anabel Fernández Sagasti. También Kicillof, además en contacto con Mayans igual que los gobernadores Sergio Ziliotto y Gerardo Zamora.

Tanto en el Instituto Patria como en el Senado bramaron por las posturas de Kueider y Carlos Camau Espínola, ex miembros del bloque de Unión por la Patria. “Pidió como 20 cambios y no le dieron ninguno. ¿Con qué excusa acompaña al Gobierno?”, le dedicaron al entrerriano. Del correntino admitieron que fue un “error” habilitarlo a encabezar la boleta para que renovara su banca.

“Ya está. Ahora hay que ver qué pasa en particular con los cambios. La ley es tan dañina que no hay nada que la mejore. En todo caso puede ser un poquito menos perjudicial”, se lamentaron cerca de Kicillof, con el foco en el rechazo al RIGI por el impacto en la industria metalmecánica de la provincia.

“Que no le hicieran modificaciones, que pidieron casi todos los bloques, es la demostración de que el Gobierno se propone destruir el aparato productivo de la Argentina”, apuntó Di Tullio en la misma línea.

El gobernador bonaerense había llamado a movilizar en el acto que encabezó hace unos días en Florencio Varela. También lo harán los intendentes, sindicatos, organizaciones sociales y La Cámpora, acaso en una pausa de la interna en el peronismo para repudiar el avance de los proyectos que pidió sancionar Milei.

Más Noticias