viernes, 14 junio, 2024
InicioPolíticaTedeum del 25 de mayo: Para quién fue el mensaje de la...

Tedeum del 25 de mayo: Para quién fue el mensaje de la Iglesia?

¿Cómo advertir sobre la delicada situación social, con más del 50 % de los argentinos en la pobreza y agravada por el severo ajuste que ejecuta el gobierno sin que la oposición las capitalice y se las arroje en la cara al oficialismo? ¿Cómo criticar las descarnadas peleas políticas en medio del sufrimiento de tanta gente sin que alguno se haga el distraído y responsabilice al otro? La Iglesia no la tenía fácil con vistas a su mensaje en el tradicional Tedeum del 25 de Mayo.

Es que si bien siempre hay niveles de responsabilidad –y en esto el gobierno de turno corre con la mayor parte- la Iglesia considera que todos tienen una porción de ella. Y lo que más teme es que su mensaje sea usado políticamente en beneficio de un sector y pierda su efecto por la sencilla razón de que quienes se sientan “atacados” lo rechacen. Pero a la vez no puede callar lo que considera que está mal y el oficio patrio es siempre una ocasión privilegiada por su resonancia.

El arzobispo de Buenos Aires, Jorge Ignacio García Cuerva, lo aclara en el primer párrafo de su homilía, pronunciada ante el presidente Javier Milei, su vice y todo su gabinete: “El mensaje que compartiré quiere ser un aporte, a la luz de la Palabra de Dios, para la reflexión de todos los actores de la sociedad argentina, convencido que entre todos construimos la Patria, más allá de saber que, luego, puedan ser tomadas frases aisladas para querer alimentar la fragmentación”.

De hecho, sus palabras sonaron fuerte tanto para el oficialismo como para la oposición, como cuando advierte del “esfuerzo muy grande” que está haciendo la gente, por lo que dice que “no podemos nosotros ‘hacernos los tontos’”. En ese sentido, pide “acompañar con hechos y no solo con palabras ese enorme esfuerzo y, por eso, siguen doliendo algunas acciones de la dirigencia divorciadas de la ciudadanía de a pie, como los tan comentados ‘auto aumentos’ de sueldos de hace algunas semanas”.

Su esfuerzo por hablarle a todos también se advierte en otro señalamiento: “Parecemos tener las manos paralizadas para el encuentro que construye fraternidad, las manos paralizadas para abrazar a los heridos por la soledad y la tristeza, las manos paralizadas para ser solidarios con los que menos tienen; y también le pedimos a Dios nos preserve de las manos manchadas de sangre por el narcotráfico, las manos sucias de la corrupción y la coima, las manos en el bolsillo del egoísmo y la indiferencia”.

Con todo, apunta más al gobierno cuando dice que hay cuestiones que no pueden postergarse “en nombre de un futuro prometedor” porque “generarían consecuencias nefastas por irreversibles en la vida de las personas y, por tanto, de toda la sociedad”, entre las que menciona “la malnutrición en la primera infancia; la falta de escolarización y accesibilidad a los servicios de salud; los ancianos y jubilados incapaces de sostenerse diariamente con un mínimo de dignidad”.

Como también se dirige a la oposición más cerril cuando critica a los que apuestan a “cuanto peor, mejor” y al condenar la grieta –que incluye a ambos lados- señala que “el pasado nos enseña que todo lo que amamos se puede destruir en base a la instrumentalización y el odio, ya que priva al cuerpo social de las defensas naturales contra la desintegración y la fragmentación social: rédito instantáneo para los saqueadores de turno e incapacidad presente para pensarnos como Nación”.

Precisamente, la cuestión de que la grieta, fomentada de uno u otro lado, provoque que se caiga en el odio es un estadío superior del enfrentamiento ideológico que la Iglesia hace rato que viene advirtiendo. “Hay pocas cosas que corrompen y socaban más a un pueblo que el hábito de odiar”, dice García Cuerva citando al escritor italiano Alessandro Manzoni, autor de un libro que siempre cita el Papa Francisco: “Los novios”.

El cordial saludo que intercambiaron el presidente y García Cuerva al final del oficio acaso certificó que el gobierno no tomó sus palabras como un ataque a su gestión. No es poca cosa tratándose de un presidente que suele tener una baja tolerancia a la crítica. De todas maneras, los señalamientos del arzobispo lo incluyen en primer lugar a él y a su administración, seguidos por la oposición y toda la dirigencia. ¿Asi se leerá?

Más Noticias