lunes, 24 junio, 2024
InicioPolíticaEl Gobierno cierra delegaciones y despide a 400 empleados del ENaCom

El Gobierno cierra delegaciones y despide a 400 empleados del ENaCom

El Gobierno despidió a 400 empleados de la sede central y las 28 delegaciones provinciales del Ente Nacional de Comunicaciones (ENaCom). Este miércoles se vivieron momentos de tensión cuando muchos de ellos intentaron ingresar a las oficinas donde antes trabajaban. Lo mismo ocurrió en otros organismos y dependencias públicas, ya que este fin de semana largo el Gobierno no renovó 15.000 contratos de empleados en todo el país.

El ENaCom es un organismo que fue intervenido a fines de enero por el Gobierno nacional y depende del jefe de Gabinete, Nicolás Posse.

Hubo 30 empleados del ENaCom en Rosario que lograron ingresar a sus oficinas, ubicadas dentro del Correo Argentino, pero a las 10 de la mañana fueron desalojados por la Policía Federal. Los trabajadores además tuvieron que retirar sus pertenencias, pese a que afirmaron que no recibieron ninguna notificación de sus despidos.

«Acá se les permitió el ingreso durante dos horas, pero fueron desalojados, pese a que ninguno está notificado que son despedidos», dijo en declaraciones radiales Lorena Almirón, secretaria general del gremio ATE de Rosario.

Y uno de los empleados despedidos del ENaCom agregó: «Nunca vi este trato con los trabajadores. Acá ninguno es ñoqui. ¿Cómo pudimos llegar a esto? El trato es una deshumanización. Me siento una basura».

Los empleados de otras delegaciones también se presentaron a trabajar en las oficinas regionales del ENaCom, porque aseguraron que ellos tampoco recibieron notificaciones del cese laboral. Pero no pudieron ingresar en sus oficinas, en Viedma, Neuquén, San Juan, Salta y Corrientes, entre otros lugares, porque la policía puso vallas y montó un operativo de seguridad para impedir su ingreso.

Luciana Mendez, analista del ENaCom que hace 10 años trabaja en la delegación Corrientes, contó al diario El Litoral que solo pudo pasar 5 minutos a su oficina, para retirar objetos personales, custodiada por dos agentes policiales.

«Me parece demasiado. Nosotros somos gente preparada, profesionales que venimos a laburar. En ningún momento dimos indicios de hacer algo violento contra nuestra oficina, aparte que nosotros queremos y amamos nuestro trabajo», dijo Mendez. Y agregó: «Esto nos golpeó emocionalmente, aparte de dejarnos sin nuestra principal fuente de ingreso. En mi caso, para mantener a mi familia. Estamos acá con total desorientación e incertidumbre, porque no sabemos qué va a pasar».

María Liz Blanco quedó cesante en la sede Santa Rosa, La Pampa, junto con otros cuatro empleados del ENacom. «Tenemos más de 11 años en el organismo, somos profesionales y estamos bajo la Ley de Contrato de Trabajo, con contratos indeterminados, no somos contratados», aseguró a un portal de noticias local.

La posición del Gobierno

Fuentes oficiales del Gobierno reconocieron a Clarín que hubo «un problema con los telegramas» de los despidos, porque se enviaron el jueves pasado y entonces hubo pocos días hábiles para que se pudieran distribuir. Pero que en estos días «van a ir llegando a los empleados de las delegaciones provinciales».

El cierre de esas delegaciones «se enmarca en nuestro compromiso de gestionar eficientemente los recursos del Estado. Hubo una disminución significativa de sus funciones, desde la implementación del Trámite a Distancia. La simplificación y automatización de los procesos llevaron a una desproporción entre las tareas realizadas y la estructura de esas delegaciones», dijeron las fuentes oficiales a Clarín.

También señalaron que «para garantizar una transición ordenada» establecieron un período de 60 días para reasignar «las tareas de control ejecutadas por estas delegaciones», con una «dotación mínima de agentes para llevar a cabo el cierre y elaborar un inventario patrimonial actualizado de los bienes asignados a cada delegación patrimonial».

Esas fuentes oficiales precisaron que el 1° de abril cesaron 95 empleados de la sede central, 260 en las provincias y 17 contratos «políticos». Además, hubo otros 100 empleados que «cesaron su relación laboral» este año con el ENaCom.

Desde que asumió la intervención encabezada por Juan Martín Ozores, son casi 500 los empleados que dejaron de trabajar en el organismo, el 25% del total, ya que todavía «quedan unos 1.500 empleados trabajando en el ENaCom», aseguraron fuentes oficiales a Clarín.

Más Noticias