martes, 28 mayo, 2024
InicioDeportesUn proyecto a orillas del río Luján que conjuga arquitectura, paisajismo y...

Un proyecto a orillas del río Luján que conjuga arquitectura, paisajismo y naturaleza

Ubicado a la vera del río Luján, Venice Tigre es un desarrollo urbanístico hecho por TGLT. El masterplan general es del Estudio BMA y el masterplan de la etapa 1 ya realizada y la arquitectura son del Estudio Mc Cormack Asociados (arquitectos Sebastián Balbuena, Mike Mc Cormack, Pedro Wofcy). El encargo del paisajismo llegó a la arquitecta Ana Pessio con una serie de ideas rectoras del Estudio Thays: crear un escenario con evocaciones al pastizal pampeano y una arboleda de corte nativo local.

Vista desde el edificio Cruceros hacia las plantaciones del edificio Falúas y el nuevo canal.Gentileza Daniela Mac Adden

El trabajo consistió en elaborar una propuesta paisajística integral con el espíritu de lo que Venice quería transmitir: un espacio de fuerte conexión con su entorno. El diseño debía abordar tres frentes de manera simultánea: una genuina búsqueda de integración con el ecosistema y la biodiversidad existente; un diálogo formal entre arquitectura y vegetación; y una cantidad de soluciones a requerimientos puntuales y funcionales de la obra (resolución de desniveles, instalaciones, ocultamientos). Todo en un período temporal exigente, con plazos definidos y presupuestos a respetar. El trabajo fue posible gracias a un valioso equipo profesional.

Salvia ‘Anthony Parker’, valiosa por su mata estable y su generosa floración otoñal. Las inflorescencias de Pennisetum alopecuroides ‘Moudry’ contrastan por su color oscuro durante el día y son ideales para iluminar de noche y crear reflejos en el solado.Gentileza Daniela Mac Adden

El gerenciamiento y coordinación de las tareas estuvieron a cargo de FJA: Arq. Andrea Saettone, Arq. Demetrio Siderakis, Ing. René Carabajal, Arq. Felicitas Picone. La dirección general estuvo a cargo de la Arq. Vanesa Genaro, de TGLT. El paisajismo se trabajó conjuntamente con el proyecto de iluminación, realizado por la Arq. Carola Crostelli.

El “lawn” integra el desnivel existente entre la arquitectura y el nuevo canal, generando un espacio de uso flexible, dinámico, ideal para encuentros, posibles eventos y contemplación de la navegación.Gabriela Landau

La provisión de plantas fue satisfecha por varios productores. “Todo cambia velozmente y hace cinco años no había la oferta de plantas nativas que de a poco empieza a existir hoy. Algunas especies se consiguieron y muchas hubo que cambiarlas en su momento por la falta de disponibilidad inmediata que la obra requería”, cuenta Ana Pessio.

Cubierta verde sobre losa del estacionamiento del edificio Cruceros. La intención fue integrar visualmente las cubiertas vegetales con el parque, de manera de ampliar las perspectivas verdes y generar más superficie donde la biodiversidad pueda expresarse.Gabriela Landau

El mantenimiento es otra dimensión clave para el comitente en este tipo de proyectos. Todas las especies fueron elegidas con una premisa de bajo mantenimiento real. Y también la clara intención de sumar belleza al espacio y trabajar con la escala arquitectónica. Se pensó una composición de plantación suave y contundente, capaz de dialogar con las líneas de la arquitectura, suavizarlas y potenciarlas en igual medida.

El complejo se compone de seis edificios. Al borde del río, gramíneas que aportan movimiento, esa sensación de plantación silvestre, suelta.Gabriela Landau

Un gran desafío fue el sector del showroom. Allí se resolvió un estacionamiento, se creó una explanada –donde se rescató y valoró una gran anacahuita existente– y un camino a las oficinas que sumerge de inmediato en un clima de Delta y de contacto directo con la naturaleza.

Vetiveria zizanioides genera privacidad en los patios particulares de las unidades del edificio Falúas. El color del follaje de Pennisetum setaceum rubrum y la inflorescencia de Muhlenbergia capillaris en otoño también se llevan bien.Gentileza Daniela Mac Adden

En cuanto a la vegetación, en Venice hay una predominante presencia de gramíneas, combinadas con arbustos y herbáceas de flor. Las gramíneas aportan mucho movimiento, esa sensación de plantación silvestre, suelta, y cambio estacional. También ofrecen una masa vegetal considerable en relativamente poco tiempo. Se utilizaron Cortaderia selloana, Juncus acutus, Poa iridifolia, Vetiveria zizanioides, Setaria poiretiana, Paspalum exaltatum, Melica macra, Panicum virgatum, Pennisetum rupelli, P. setaceum rubrum, P. alopecuroides ‘Moudry’. “Sobre el Pennisetum villosum, en la coyuntura de ese momento de la obra fue una solución rápida, pero que hoy, mirándolo en retrospectiva y con más experiencia en el camino, no lo volvería a utilizar por su carácter invasor”, comenta la paisajista.

Ibirá pita aportando verticalidad, macizos de Salvia involucrata, Miscanthus sinensis ‘Variegata’ y Paspalum exaltatum en primera línea.Gabriela Landau

El complejo se compone de seis edificios, dentro de los cuales se encuentra el llamado Balandras I. Allí se destaca la combinación de spiraeas como telón de fondo, con Miscanthus sinensis ‘Variegatus’, Salvia involucrata, Paspalum exaltatum, Canna glauca y Phlomis fruticosa. Con una floración escalonada desde la primavera temprana hasta el otoño, es un cantero de gran cambio estacional sin renunciar a una estructura estable a lo largo del año.

Macizo de Setaria poiretiana y Poa iridifolia (por detrás) enmarcando el acceso al edificio Goletas I. Se trabajaron los solados y la iluminación de manera conjunta.Gentileza Daniela Mac Adden

En dos zonas del proyecto el acceso peatonal es nulo, lo que permitió pensarlas como pequeñas reservas naturales dentro del gran parque general. Una de ellas es un sector de equipos que fue rodeado de espinillos, anacahuitas y cinas cinas. Otra fue un sector perimetral de uno de los edificios, sobre el puerto e inundable, donde se plantaron Juncus acutus, Sesbania punicea, Canna glauca, otras especies nativas como Symplocos uniflora o azahar del Delta y variedad de chilcas en las zonas más altas.

Lapachos de floración rosada y blanca como arboleda entre los edificios Falúas y Balandras II. Las inflorescencias de Muhlenbergia capillaris como una gran oleada rosa al final del verano es una delicia para todos.Gentileza Daniela Mac Adden

Revista Jardin

Conocé The Trust Project

Más Noticias