Un cirujano argentino fue condenado por eutanasia en España, escribió una obra sobre el caso y la presenta en Buenos Aires

La historia es real y ocurrió en España, en 2005, cuando Marcos Hourmann fue el primer médico condenado por eutanasia en ese país. El caso tuvo todo tipo de repercusiones y se convirtió en Celebraré mi muerte, una obra documental que, luego de una gira española, llega al porteño Teatro Picadero. Las funciones serán el 9,10, 11,…

un-cirujano-argentino-fue-condenado-por-eutanasia-en-espana,-escribio-una-obra-sobre-el-caso-y-la-presenta-en-buenos-aires

La historia es real y ocurrió en España, en 2005, cuando Marcos Hourmann fue el primer médico condenado por eutanasia en ese país. El caso tuvo todo tipo de repercusiones y se convirtió en Celebraré mi muerte, una obra documental que, luego de una gira española, llega al porteño Teatro Picadero. Las funciones serán el 9,10, 11, 16, 17 y 18 de diciembre en esa sala y el debate se abrirá nuevamente.

Hourmann, médico argentino recibido en la UBA y residente en España desde 1989, atendía urgencias en un hospital de Tarragona hasta donde llegó Carmen, en marzo de 2005. Ella era una paciente de 82 años, prácticamente deshauciada. El diagnóstico era el peor y el sufrimiento de Carmen, inmenso. Tanto ella como su familia le pidieron a Hourmann que la ayudara a terminar con su vida y él no dudó.

Saltándose todo el protocolo médico, Hourmann le inyectó 50 mg de cloruro de potasio a Carmen quien murió a los pocos minutos. Luego, informó el caso al hospital y fue entonces cuando su vida cambió por completo.

Marcos Hourmann lleva su propia experiencia con la eutanasia al escenario en “Celebraré mi muerte”.

Por entonces, la eutanasia no era legal en España que recién aprobó una ley a favor el 25 de junio de 2021, convirtiéndose en el quinto país del mundo en regular la esa práctica en casos de “enfermedad grave e incurable o un padecimiento grave, crónico e imposibilitante”.

La denuncia del hospital

Por eso, a pesar de tener el apoyo de la familia de Carmen, el hospital denunció judicialmente a Hourmann que enfrentó la posibilidad de diez años de prisión, acusado de homicidio. Finalmente, recibió una condena de un año y más tarde se mudó a Gran Bretaña. Pero luego de un tiempo allí, el periódico The Sun publicó el caso y Hourmann se vio obligado a abandonar el pais.

La obra que ahora muestra su caso en escena, protagonizada por él mismo, alterna la narración de los hechos por los que Hourmann fue condenado, con episodios de su propia vida en su Argentina natal. Y al final, es el público quien emite un veredicto.

“Antes de todo esto, la eutanasia no era un tema planteado en mi casa o que analizáramos en sí mismo. Se hablaba de todo en mi casa, pero no especifícamente en qué haríamos si alguien se enfermaba gravemente o si había que tomar una decisión de este tipo”, dice Hourmann, recién llegado a la Argentina.

El médico aclara que aquel episodio que le cambió la vida fue algo relacionado puntualmente con evitarle más sufrimiento y desesperación a una persona. “Nunca fui activista de la eutanasia, sí fui y soy un activista de la vida, por sobre todas las cosas. Y eso es lo que me ha llevado a actuar de esa manera y en consecuencia, aquella noche”, explica. 

“Celebraré mi muerte”,cuenta un caso real y pide el veredicto del público. Se presenta por seis funciones en el Picadero.

“Al menos concientemente nunca fue un tema en mi vida, después con el tiempo y la enfermedad de mis padres, me volví más conciente del sufrimiento humano”, aclara.

La idea de hacer una obra

Años más tarde, durante una entrevista que le hicieron, surgió la idea de poner el tema a debate público y se concretó la obra.

“La idea no surgió de mí, sino de un programa de televisión muy famoso en España que se llama Salvados. Luego de una entrevista con su conductor, Jordi Evole, sobre lo que ellos llamaron “la buena muerte”, el realizador, Victor Morilla, que es el ideólogo de todo esto, me ofreció llevar la historia contada por mí a un escenario”, relata.

Y agrega: “Así fue como, a partir de ahí estuvimos trabajando para armar el proyecto. El se contactó con Alberto San Juan, un actor muy reconocido, que fue quien hizo la dramaturgia de lo que es el texto hoy”.

Celebraré mi muerte (que lleva como subtítulo Ella me lo pidió y yo lo hice), estuvo cuatro años de gira por España y para Hourmann significó algo de alivio frente al caso que conmovió a la sociedad y trastocó toda su vida. “Ha sido maravillosa, tanto a nivel de entender lo que es la historia en sí misma, como el tema, y la emoción que genera”, dice,

Para Hourmann es más que positiva esa respuesta del público. “No recuerdo un solo dia de terminar la función decepcionado o no satisfecho con lo realizado. También es un reflejo de la sociedad española de estar a favor de un tema que le preocupa y mucho más cuando aún no había una ley”.

Según cuenta el médico, la gente sale de la función movilizada. “Realmente les hace pensar sobre la idea de lo que es el final de la vida y sobre la libertad en general dentro de la vida. Siempre ha sido muy positiva la experiencia”.

Actualmente sigue ejerciendo como médico: es jefe de urgencias en una clínica en la ciudad de Sabadell, en Barcelona, desde hace dos años. “Ejerzo como cirujano general cardíaco y en emergencias médicas. Y trabajo muy duro, en circunstancias complicadas, como sucede en muchos lugares del mundo hoy ya que, lamentablemente, son pocos los países donde los médicos tienen el privilegio de estar bien“.

Con la convicción de que nadie puede decidir sobre el sufrimiento y el dolor ajenos, Hourmann mantiene intacta su vocación, y asegura: “No he parado nunca de ejercer como médico, ni antes del proceso judicial ni durante ni después. Sigo ejerciendo la medicina, por suerte”.

Celebraré mi muerte tendrá funciones el viernes 9 y sábado 10 de diciembre, a las 22 y el domingo 11 de diciembre a las 20.30. Y luego, el viernes 16 y sábado 17 de diciembre a las 22 y el domingo 18 de diciembre, a las 20.30 en el Teatro Picadero: Enrique Santos Discépolo 1857. Localidades: $3.500.

WD