En agosto cayeron las exportaciones y hubo déficit por tercer mes consecutivo

Se espera un repunte para este mes por las medidas del dólar soja y la mayor liquidación. En agosto, debido a una caída del 6,9% en el nivel de exportaciones (que sumaron US$7.537 millones) y de un aumento del 36,2% en las importaciones, (US$ 7.837 millones) la balanza comercial cerró con un déficit de US$…

en-agosto-cayeron-las-exportaciones-y-hubo-deficit-por-tercer-mes-consecutivo

Se espera un repunte para este mes por las medidas del dólar soja y la mayor liquidación.

En agosto, debido a una caída del 6,9% en el nivel de exportaciones (que sumaron US$7.537 millones) y de un aumento del 36,2% en las importaciones, (US$ 7.837 millones) la balanza comercial cerró con un déficit de US$ 300 millones. Fue, la primera vez en tres años que las exportaciones cayeron en términos anuales y, además, se trató del tercer mes seguido en que se registró déficit comercial. 

No obstante, teniendo en cuenta los primeros ocho meses del año, la balanza se mantiene superavitaria en US$ 2.193 millones como producto de exportaciones que totalizan US$ 59.720 millones e importaciones por US$ 57.527 millones.

Según informó ayer el Instituto Nacional de Estadística y Censos (INDEC), a través de su indicador sobre el Intercambio Comercial Argentina (ICA), durante el mes pasado la caída de las exportaciones se debió a un descenso de 16,9% en las cantidades y un incremento de 11,9% en los precios. Por su parte, las importaciones se incrementaron como consecuencia de una suba de 15,3% en los precios y de 18,2% en las cantidades.

En cuanto a las importaciones, después de tres meses donde combustibles fue la categoría que más contribuyó al crecimiento anual, “en agosto, los bienes intermedios se destacaron aportando 11,2 puntos (+27,6% a/a) a la variación anual total de la balanza, habiendo representado así un 38% de lo importado durante el mes. En términos de contribución fueron seguidos por combustibles y bienes de capital (+9,4 pp y +6,2 pp, respectivamente)”, analizó la consultora LCG .

Al analizar las exportaciones, todos los rubros mostraron contracciones en las cantidades exportadas en términos anuales: se destacaron los productos primarios (US$ 2.007 millones) con una caída del 32% a/a, mientras que Combustibles (US$ 656 millones) los siguieron de cerca con un 29,2% a/a. En particular, los Productos Primarios cayeron un 27,4% a/a descontando 9,4 puntos a la variación total.

Según la consultora Abeceb, “el escenario actual es bastante más complejo de lo que se hubiera esperado meses atrás”. Ya que estos resultados de la balanza de agosto se dan “a pesar de los innumerables parches y el endurecimiento del cepo de los últimos meses”.

No obstante, sus analistas esperan volver a un saldo comercial positivo en septiembre. Básicamente por el anuncio del dólar diferencial para el sector sojero que “está mostrando muy buenos frutos (llevan liquidados US$ 5.130 millones en lo que va de septiembre, permitiéndole comprar casi US$2.800 millones netos al BCRA)”, señaló.

Además, hacia adelante no se descartan incentivos similares para sectores puntuales considerados estratégicos y que puedan aportar divisas  como tampoco un endurecimiento aún mayor del cepo cambiario, analizó la consultora.

También Ecolatina espera una mejora en la balanza durante este mes gracias al “dólar soja”. Con lo cual, “no sólo se revertiría el deficit comercial que se evidenció en los últimos tres meses, sino que lo más probable es que en el noveno mes del año se alcance el mayor superávit comercial mensual de toda la historia”, señaló.

De todas maneras, según la consultora  el principal desafío en el frente externo para el Gobierno va a volver a aparecer desde octubre, cuando el BCRA tenga que seguir acumulando reservas para cumplir con la meta acordada con el FMI  “pero ya sin las abultadas exportaciones del agro”, reflexionó.

En total, LCG proyecta un superávit comercial en torno a los US$ 6.000 millones para este año, 58% inferior al alcanzado en 2021. Y aclara que que éste  no se va traducir necesariamente en un aumento de las reservas internacionales, “por el drenaje que existe en otros componentes del balance de pagos”, advirtió.