Rowan Atkinson (Mr. Bean) contra la cultura de la cancelación: “Todo chiste tiene una víctima”

El comediante británico afirmó que “el trabajo del comediante tiene que ofender”. Así dicho, uno pensaría que el autor de la sentencia es del siempre provocador Ricky Gervais. Pero no: lo dijo Rowan Atkinson, o sea, el “¿siempre torpe?” Mr. Bean.“Me parece que el trabajo del comediante tiene que ofender, o tener el potencial de ofender, y no se…

rowan-atkinson-(mr.-bean)-contra-la-cultura-de-la-cancelacion:-“todo-chiste-tiene-una-victima”

El comediante británico afirmó que “el trabajo del comediante tiene que ofender”. Así dicho, uno pensaría que el autor de la sentencia es del siempre provocador Ricky Gervais. Pero no: lo dijo Rowan Atkinson, o sea, el “¿siempre torpe?” Mr. Bean.

“Me parece que el trabajo del comediante tiene que ofender, o tener el potencial de ofender, y no se le puede vaciar ese potencial”, le dijo Atkinson en una entrevista al Irish Times, al abordar el candente tema de “la cultura de la cancelación”.

Todo chiste tiene una víctima. Esa es la definición de una broma. Se hace que alguien, algo o una idea parezca ridículo”, dijo Atkinson, promocionando Man vs. Bee, su nueva serie en Netflix, a estrenarse el próximo 24 de junio.

Para el comediante Seth Rogen, la verdad es que “algunos chistes no envejecen bien”. Foto AP

“Creo que debes ser muy, muy cuidadoso al decir sobre qué puedes hacer bromas -siguió-. ¿Siempre tienes que levantarte? ¿En serio? ¿Qué pasa si hay alguien extremadamente presumido, arrogante, agresivo, satisfecho de sí mismo, que está por debajo de la sociedad? No todos están en el Parlamento o en Palacio”.

Y remató: “Hay muchas personas extremadamente engreídas y satisfechas de sí mismas en lo que se consideraría más bajo en la sociedad, que también merecen ser detenidas. En una sociedad libre adecuada, se te debería permitir hacer bromas sobre absolutamente cualquier cosa”.

El aguante

Ricky Gervais se ríe de las cancelaciones y está más incorrecto que nunca en “Supernature”, de Netflix.

Atkinson no es el único comediante que últimamente se pronuncia en contra de la cultura de la cancelación. El estadounidense Jerrod Carmichael dijo que el fenómeno social está “ inventado ” con fines políticos y financieros.

“Si haces arte y causa algo de controversia o lo que sea… justamente de eso se trata. Pero lo de la cancelación, creo que es solo para darle a la gente aburrida algo interesante de qué hablar, como un villano fantasma”, dijo. 

Carmichael luego compartió: “Los comediantes que están forjando esta guerra creada por ellos mismos, lo entiendo. Es bueno para la venta de entradas y es bueno tener un oponente. Pero en algún momento, se vuelve petulante. Es como si los niños dijeran: ‘¿Por qué estás enojado conmigo?’ Mucho de esto es de creación propia”.

Y Kevin Hart también

Kevin Hart también dijo que personalmente no le “importa una mierda” cancelar la cultura . “Si alguien ha hecho algo realmente dañino, entonces, absolutamente, se debe aplicar una consecuencia”, dijo Hart.

El comediante Kevin Hart fue otro de los que salió a bancar su oficio y la incorrección política. Foto AP

“Pero cuando de pronto te enterás que frente a algunas opiniones, se ofenden: ‘¡Alguien dijo esto…! ¡Hay que derribarlos!’ ¿De qué estamos hablando? Eso ya es demasiado”

Por su parte, Seth Rogen admitía que algunos chistes no “envejecen bien” en una entrevista de 2021 y agregaba: “Para mí, no vale la pena quejarse en la medida en que veo que se quejan otros comediantes”.

El día que mataron a Mr. Bean

Pero volviendo al comienzo, en 2017 las redes ya habían sido un escenario determinante para Rowan Atkinson: fue cuando se hizo hizo viral la fake news de su muerte. Encima, la falsa noticia estaba relacionada a una estafa cibernética.

Al hacer click sobre la imagen, el usuario era redirigido a una página en la que aparecía un “error de seguridad” que le advertía que su computadora estaba bloqueada y que llamara a un 0800…

Rowan Atkinson, el actor de Mr. Bean, no murió. Foto Archivo Clarín

Para realizar esta llamada se pedía al usuario que deje su tarjeta de crédito para comprar un nuevo software, que en realidad era todo un proceso para propagar un virus en Internet.

CJL

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA