Alberto Fernández tocó la guitarra, cantó y le mandó un mensaje a Cristina Kirchner

Por segundo día consecutivo, Alberto Fernández comió locro. Por segundo día consecutivo, también, hizo un llamado a la unidad del oficialismo y dejó un mensaje para Cristina Kirchner en el medio de la interna del Frente de Todos, que no se detiene. “Tenemos un deber central como sociedad que somos, que es estar unidos, más…

alberto-fernandez-toco-la-guitarra,-canto-y-le-mando-un-mensaje-a-cristina-kirchner

Por segundo día consecutivo, Alberto Fernández comió locro. Por segundo día consecutivo, también, hizo un llamado a la unidad del oficialismo y dejó un mensaje para Cristina Kirchner en el medio de la interna del Frente de Todos, que no se detiene. “Tenemos un deber central como sociedad que somos, que es estar unidos, más unidos que nunca, aunque el otro piense distinto. Los primeros que tenemos esa obligación somos los que decimos formar parte del movimiento nacional y popular”, señaló el Presidente en el escenario montado en galpón del Club Social y Deportivo Nahuel, en el corazón de Florencio Varela. Por la noche, había enviado un mensaje similar en la sede del PJ y repetido el menú.

Hasta allí llegó acompañado por Sergio Massa y los ministros Gabriel Katopodis y Juan Zabaleta para celebrar el 25 de mayo, con 1.200 militantes del Movimiento Evita, la UTEP y el resto de las organizaciones sociales que se referencian en la figura del jefe de Estado. “Necesitamos respetarnos en la diversidad. No tenemos por qué pensar ni obedecer la misma lógica. Podemos tener una lógica diferente y podemos estar unidos”, sostuvo el mandatario en lo que pareció una respuesta a Máximo Kirchner, que semanas atrás sostuvo que para mandar primero es necesario saber obedecer.

El Presidente se sentó en la mesa principal al pie del escenario, rodeado por Massa y el líder del Evita y organizador del ágape Emilio Pérsico. A su lado se ubicaron los ministros, el intendente local, Andrés Watson; su antecesor Julio Pereyra, el Ejecutivo municipal de Berazategui Juan José Mussi, Mariel Fernández, de Moreno; y funcionarios y dirigentes sociales como Fernando “Chino” Navarro, que no duda en confrontar con La Cámpora.

Fernández insistió en la necesidad de mantener el FDT unido y apuntó contra la oposición, al final de su acalorado discurso. “No dejen de pensar en la necesidad de estar unidos para que esa derecha maligna nunca más gobierne la Argentina. Celebremos con empanadas, con locro ¡Viva la patria!”, gritó el mandatario. Luego, paseó por cada una de las mesas, adonde había banderas argentinas, para tomarse selfies y saludar a la militancia presente.

Incluso se subió al escenario y cantó un tema de Lito Nebbia con la guitarra para los militantes que estaban almorzando. Improvisó una versión de “Solo se trata de vivir”. Entre los dirigentes que ya estaban mezclados con el público, antes de irse, el líder del Frente Renovador se animó -con histrionismo pero sin micrófono- a cantar otro tema. “Massa también canta, ojo Presidente”, ironizó el intérprete a cargo del interín musical. 

Fernández, en su discurso de 10 minutos, recordó a Juana Azurduy y los 19 años de la asunción de Néstor Kirchner. “Quiero seguir siendo un hombre común con responsabilidades importantes”, lo evocó el ahora mandatario.

El jefe de Estado elogió el desarrollo de la economía popular e hizo propias las palabras del arzobispo Mario Poli en el Tedeum. “Nos llamó a la reflexión de entender que nadie se salva solo”, insistió el mandatario.

Un rato antes, luego de las palabras del intendente local, Massa había roto el hielo. Volvió a clamar, como un día antes en Moreno, por “la unidad en la diversidad” y se animó a hablar de 2023.Sin soberbia, sin mezquindad, con unidad tenemos que construir esta fuerza que nos permita  seguir gobernando la Argentina, no solo para lo queda de este mandato sino para los próximos 4 años”, señaló el presidente de Diputados, que pidió devolverle la esperanza a la argentinos. El tigrense había caminado por la mañana, al lado de Fernández, los 100 metros que separan la Casa Rosada de la Catedral metropolitana. 

Cuando abandonaba el club, en el que permaneció poco más de una hora, el Presidente habló ante los medios que lo esperaban de la inflación y de la salida de Roberto Feletti del Gobierno. “Roberto lamentablemente decidió irse y trajimos a una personas muy capaz y el Gobierno sigue. Cambió el secretario de Comercio porque Roberto se fue”. Fernández volvió a trazar un diagnóstico sobre el alza de precios y a recordar sus conversaciones con líderes europeos en su última gira. “Tenemos un problema muy serio con la inflación que se está dando en todo el mundo. Fue parte de mi charla con Olaf Scholz, Emmanuel Macron y Pedro Sánchez. Le he pedido a Europa que tome nota de los efectos negativos que la guerra está teniendo porque están empobreciendo al hemisferio sur, y el hemisferio sur no tiene espacio para pasar más hambre”, dijo antes de subirse a la camioneta con Massa y sus ministros.

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA