Ganancias: especialistas dicen que el nuevo piso salarial debería ser llevado este mes a $312.000 para que el impuesto no alcance a más trabajadores

Los cambios en Ganancias que evalúa el gobierno podrían quedar a mitad de camino. Sergio Massa solicitó el viernes llevar el piso salarial por el cual los trabajadores pagan el impuesto a $ 265.000 brutos y el Ministerio de Economía confirmó el domingo que se anticipará el aumento a mayo o junio sin precisar el…

ganancias:-especialistas-dicen-que-el-nuevo-piso-salarial-deberia-ser-llevado-este-mes-a-$312.000-para-que-el-impuesto-no-alcance-a-mas-trabajadores

Los cambios en Ganancias que evalúa el gobierno podrían quedar a mitad de camino. Sergio Massa solicitó el viernes llevar el piso salarial por el cual los trabajadores pagan el impuesto a $ 265.000 brutos y el Ministerio de Economía confirmó el domingo que se anticipará el aumento a mayo o junio sin precisar el nuevo valor, pero los especialistas creen que el pedido es insuficiente.

Para los tributaristas, el nuevo monto de las remuneraciones que empiezan a sufrir descuentos debería subir en marzo hasta $281.000 y en mayo hasta $312.000 desde el nivel actual, de $225.937 brutos. Se trata de incrementos del 23% y el 38%, superiores al del 17% solicitado por Massa en la carta que envió el viernes pasado al ministro de Economía, Martín Guzmán.

El cálculo surge de ajustar el valor vigente por el índice de remuneración promedio de los trabajadores registrados (RIPTE), un mecanismo que se utiliza una vez al año -de octubre a octubre- para actualizar el mínimo no imponible, deducciones especiales, cargas de familia, aguinaldo exento y las remuneraciones con deducciones incrementadas (el “piso” salarial).

“Si tomás el último dato de marzo de 2022 y lo comparás contra octubre del año pasado, te da una suba del 24% del RIPTE, así que el aumento anticipado debería ser de casi $281.000. Y si proyectás a mayo la variación del índice desde octubre, el nuevo piso debería ser de $310.000“, dijo Alberto Mastandrea, socio de BDO

Por la reapertura de paritarias, el Congreso sancionó en abril del 2021 un incremento de las deducciones especiales para las remuneraciones de hasta $150.000 brutos de modo que den ganancias cero, y autorizó al Ejecutivo a elevarlo por decreto. Luego, tras la derrota electoral en septiembre, el Presidente subió ese monto a $175.000.

En enero de este año, el piso salarial se ajustó por el RIPTE a $225.937 para el período fiscal 2022. Y ahora, el Ejecutivo está habilitado a anticipar el aumento previsto para enero de 2023 por los cambios en diciembre a la ley de Bienes Personales, que permiten incrementar las deducciones especiales para empleados en relación de dependencia y la exención del aguinaldo. 

“Siempre se toma de octubre a octubre y se actualiza en enero, el de este año ya se hizo y siempre estás atrasado tres meses. Originalmente, estaba buena la idea, pero nunca con un 60% de inflación, sino las paritarias vuelven a meter adentro del radar de Ganancias a muchos más trabajadores que los previstos porque el salario va más rápido que el impuesto”, dijo Mastandrea.

La idea que llevó en 2021 a aumentar el “piso” salarial por el cual se paga el gravamen era que Ganancias alcance sólo al 10% de los trabajadores y a un reducido sector de jubilados, los de mayores ingresos. Así, el universo alcanzado se redujo de 2,3 millones en 2020 a 950.000 en 2021. Sin embargo, por el adelanto de paritarias, el esquema empezó a desactualizarse

Según un informe oficial, que aparentemente circula en despachos de AFIP y Economía, la cantidad de trabajadores alcanzados por el tributo pasó de 740.000 en febrero a 850.000 en abril, un aumento de 110.000 personas (un 15%) en solo dos meses. Y, de mantenerse sin cambios, el impuesto podría impactar sobre 1,3 millones de personas en 2022, un 36% más que en 2021.

Para Sebastián Domínguez, habría que reformar la ley para que el ajuste de Ganancias sea semestral, áutomático y por la inflación acumulada en el año, de manera que no dependa de decisiones discrecionales del Ejecutivo. Según sus cálculos, considerando una inflación en mayo del 5/6%, el incremento anticipado del 2023 debería ser mayor al que se evalúa.

“Si uno ajusta la deducción especial por la variación del IPC acumulada, que es es 23,1% al 30 de abril, el monto debería ser de $278.000, pero eso es abril. Si tomás hasta mayo, el aumento debería ser cercano al 40% y el monto de $312.000, para que el incremento en la remuneración que no paga Ganancias acompañe la inflación”, dijo el tributarista de SDC Asesores Tributarios.

Domínguez también marcó las limitaciones de los cambios por decreto. “El mínimo no imponible no se puede tocar por decreto, lo único que puede hacer el Poder Ejecutivo es tocar las deducciones incrementadas, lo cual no tiene efectos para los autónomos y tampoco para independientes bajo el régimen de monotributo, ya que no se actualizan las tablas”, señaló.

Por ello, las escalas se mantendrán sin cambios, ya que lo que se modifica es una deducción especial sobre las remuneraciones para que den ganancia cero, en este caso las de hasta $225.937, que podrían ser llevadas a $265.000.

Esto beneficiará a los empleados en relación de dependencia con sueldos hasta ese valor y aquellos que cobran un poco más, a los que se le aplicarán otras deducciones.

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA