“Clark”, la serie sobre el seductor serial que inspiró el concepto del síndrome de Estocolmo

Una vida de excesos, diversión y desprejuicio; la historia del ladrón y traficante Clark Olofsson se convirtió en un éxito inmediato luego de su estreno. 14 de mayo 2022, 06:02hs”Clark” cuenta la historia del ladrón y traficante Clark Olofsson (Foto: Netflix).Clark Olofsson ha sido posiblemente el delincuente más carismático, mujeriego e irredimible que registra la…

“clark”,-la-serie-sobre-el-seductor-serial-que-inspiro-el-concepto-del-sindrome-de-estocolmo

Una vida de excesos, diversión y desprejuicio; la historia del ladrón y traficante Clark Olofsson se convirtió en un éxito inmediato luego de su estreno.

“Clark” cuenta la historia del ladrón y traficante Clark Olofsson (Foto: Netflix).

Clark Olofsson ha sido posiblemente el delincuente más carismático, mujeriego e irredimible que registra la historia. Una miniserie de seis episodios relata su historia: una infancia pavorosa y una vida entera dedicada al crimen.

Bill Skarsgård es Clark, un joven apuesto, obsesionado por las mujeres -al parecer todas las mujeres-, que cultiva el arte del robo, el asalto y la huida, puesto que es encarcelado con frecuencia, pero como él mismo afirma con orgullo, ha escapado 17 veces de la prisión.

Leé también: “Ozark”, la culminación de una historia de delito, ambición y tragedia

Su especialidad es el robo a los bancos, que ha realizado con asombrosa frecuencia y con toda clase de armas: desde una botella de gaseosa escondida en el bolsillo de su campera como si fuera un revólver, hasta un fusil con el que se instala en la oficina del director del banco.

Bill Skarsgârd es el protagonista de “Clark”. (Foto: Netflix)

El asalto que lo llevó a la fama fue el robo al banco de Sveriges Kreditbanken que, según algunas crónicas, inició junto a su compañero Jan-Erik Olsson. En la versión de la miniserie planeado por Olsson, quien mantenía varios rehenes y, como parte de las condiciones para liberarlos, exigió la presencia de su amigo Clark, su inspirador.

Lo cierto es que el episodio, que duró seis días y mantuvo en vilo al país, incluyendo al Primer Ministro Olof Palme, cambió de forma radical con la llegada de Clark. Su despreocupada alegría y su poderosa capacidad de seducción logró que los rehenes establecieran con él un vínculo sumamente sólido. Tanto que al ser liberados fueron los mismos rehenes quienes defendieron a Clark ante la policía porque había sido amable con ellos.

Este incidente sugirió al psiquiatra Nils Bejerot la denominación de “Síndrome de Estocolmo” que se aplica hasta hoy para definir a la víctima de un secuestro que desarrolla un vínculo afectivo con su secuestrador.

“Clark” es una miniserie de seis episodios. (Foto: Netflix)

La historia es apasionante, aunque la serie en sí por momentos resulta algo agotadora y cae en el clásico recurso de mostrar a la policía como ineficaz, cuando no decididamente tonta. La miniserie, una creación de Jonas Âkerlund, un director con una sólida carrera en videos, está realizada con un ritmo violento y veloz, que mezcla el pop con el blanco y negro, el color suave o hiperreal, la edición febril, zonas crudas, abundante erotismo y largas, a veces muy largas, escenas románticas.

Leé también: “Minx”, una serie en donde la pornografía es considerada uno de los derechos de la mujer

De un modo casi inmediato, tras su estreno, Clark se convirtió en una de las series más vistas de Netflix.