FMI mejora el pronóstico de crecimiento de la Argentina para este año y alerta sobre la inflación

Washington (corresponsal).- El Fondo Monetario Internacional dijo este martes que trabajan en forma estrecha con las autoridades de Argentina en renegociar la deuda y que tiene un enfoque “flexible y pragmático” en las conversaciones. Pero insistió en que buscan un “programa sólido y creíble” para solucionar los desequilibrios de la economía.El Fondo presentó la actualización del informe sobre Perspectivas…

fmi-mejora-el-pronostico-de-crecimiento-de-la-argentina-para-este-ano-y-alerta-sobre-la-inflacion

Washington (corresponsal).- El Fondo Monetario Internacional dijo este martes que trabajan en forma estrecha con las autoridades de Argentina en renegociar la deuda y que tiene un enfoque “flexible y pragmático” en las conversaciones. Pero insistió en que buscan un “programa sólido y creíble” para solucionar los desequilibrios de la economía.

El Fondo presentó la actualización del informe sobre Perspectivas Globales de enero y la evaluación fue expuesta por Gita Gopinath, la primera vicedirectora ejecutiva del Fondo, que acaba de asumir su puesto.

El Fondo mejoró levemente las proyecciones de Argentina para este año y pronostica que la economía del país crecería un 3% en 2022, medio punto más de lo previsto en octubre pasado y un 2,5% en 2023.

En una conferencia de prensa, Gopinath fue consultada por las tratativas en curso con Argentina, con las que se busca renegociar una deuda de 44.000 millones de dólares. 

“Estamos trabajando muy estrechamente con las autoridades de Argentina para tener un programa que ayude a los argentinos y eso requiere un programa sólido y creíble que enfrente los desequilibrios que tiene el país”, dijo la economista.

“Tenemos que mejorar los desequilibrios así podemos ayudar a los argentinos para su recuperación, para que salgan de las dificultades que enfrentan”, agregó.

“Entendemos que la situación económica y social es desafiante. Por eso estamos adoptando un enfoque flexible y pragmático y esperamos tener progresos en los próximos días”, culminó.

Gopinath reiteró así el reclamo constante que viene haciendo el organismo sobre un plan “sólido y creíble”, algo que reitera no solo las autoridades del Fondo sino también Estados Unidos, el principal accionista.

De la región, para Brasil prevé un crecimiento de apenas 0,3%, 1,2 punto menos de lo previsto y para México un 2,8%, también menos de lo anticipado en octubre. Estados Unidos crecerá un 4%, un 1,2% menos de lo calculado y China 4,8%, 0,8% puntos menos.

A nivel global, la funcionaria comentó en un blog que la economía mundial crecerá un 4,4%, menos de lo esperado este año, por la incertidumbre de la pandemia, las interrupciones del suministro, una deuda récord y una inflación global más alta de lo previsto.

El informe menciona los desafíos de nuevas variantes como Omicron, que limitó los movimientos en varios países y provocó fuertes bajas en la fuerza laboral.

Pero, además, Gopinath mencionó que “las interrupciones del suministro siguen pesando sobre la actividad y están contribuyendo a una mayor inflación, lo que se suma a las presiones de la fuerte demanda y los elevados precios de los alimentos y la energía”.

Además, avanzó la economista, “la deuda récord y el aumento de la inflación limitan la capacidad de muchos países para hacer frente a las nuevas perturbaciones”.

El Fondo estima un crecimiento global este año de 4,4% medio punto porcentual menos que los pronósticos previos, sobre todo por las revisiones a la baja del crecimiento de EE.UU. y China.

En el caso de los Estados Unidos, el organismo resalta las dificultades para aprobar el paquete impositivo de Joe Biden “Build back Better”, la perspectiva de suba de tasas y las continuas interrupciones del suministro. De China apuntan a la “continua reducción del sector inmobiliario” y una recuperación del consumo privado “más débil de lo esperado”.

Para 2023, el organismo estima un crecimiento más lento que este año, en torno del 3,8%.

La inflación global es un tema que preocupa y seguirá preocupando. “Hemos revisado al alza nuestras previsiones de inflación para 2022 tanto para las economías avanzadas como para las de mercados emergentes y en desarrollo, y se espera que las elevadas presiones sobre los precios persistan durante más tiempo”, señala. Esperan que la inflación disminuya en 2023.

En este sentido, el trabajo asegura: “Cuando la inflación tiene una base amplia junto con una fuerte recuperación, como en Estados Unidos, o cuando la inflación alta corre el riesgo de afianzarse, como en algunas economías de mercados emergentes y en desarrollo y economías avanzadas, se debe retirar el apoyo extraordinario de la política monetaria”.

“Varios bancos centrales ya han comenzado a subir las tasas de interés para adelantarse a las presiones de los precios. Es clave comunicar bien la transición de la política hacia una postura más restrictiva para garantizar una reacción ordenada del mercado”, apuntó.

El Fondo advierte, por otra parte, que sus pronósticos están sujetos a una gran incertidumbre y riesgos que podrían llevar las perspectivas a la baja. Menciona concretamente la posible aparición de variantes más mortíferas, la estrategia Covid cero de China que podría exacerbar las interrupciones del suministro global, una mayor inflación en EE.UU. que podría provocar un endurecimiento monetario agresivo por parte de la Reserva Federal y así endurecer drásticamente las condiciones financieras globales.

Señala, además, el aumento de las tensiones geopolíticas (mención velada al conflicto ruso-ucraniano) y un posible malestar social en diferentes países que podría sumar incertidumbre al pronóstico.

Turbulencias en mercados emergentes

El Fondo también señaló que “las economías de mercados emergentes y en desarrollo con grandes necesidades de endeudamiento y financiación externa en moneda extranjera deberían prepararse para posibles turbulencias en los mercados financieros ampliando los vencimientos de la deuda según sea factible y conteniendo el descalce de divisas”.

Esta misma advertencia la había formulado el viernes pasado la directora gerente del organismo, Kristalina Georgieva, en una conferencia en el marco del foro de Davos. “¡Actúen ya!”, había pedido a los países endeudados como la Argentina que hoy está buscando refinanciar su deuda de 44.000 millones de dólares.

En su informe, el Fondo agregó que “la flexibilidad del tipo de cambio puede ayudar con el ajuste macroeconómico necesario. En algunos casos, puede ser necesaria la intervención cambiaria y medidas temporales de gestión de los flujos de capital para proporcionar a la política monetaria el espacio necesario para centrarse en las condiciones internas”.

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA