La dura historia de Iñaki y Nico Williams, los hermanos de raíces africanas que hacen soñar al Athletic de Bilbao en la Supercopa de España

El Atlético de Madrid no supo sostener la ventaja y cayó en la agonía del partido ante un Athletic de Bilbao que dirá presente una vez más en la final de la Supercopa de España. La realidad marca que el elenco del País Vasco logró la hazaña gracias a un gol de Nico Williams, hermano…

la-dura-historia-de-inaki-y-nico-williams,-los-hermanos-de-raices-africanas-que-hacen-sonar-al-athletic-de-bilbao-en-la-supercopa-de-espana

El Atlético de Madrid no supo sostener la ventaja y cayó en la agonía del partido ante un Athletic de Bilbao que dirá presente una vez más en la final de la Supercopa de España. La realidad marca que el elenco del País Vasco logró la hazaña gracias a un gol de Nico Williams, hermano del joven aunque ya histórico delantero Iñaki Williams, quien también es su compañero de equipo.

Nico apenas cuenta con un puñado de partidos en Primera División, mientras que Iñaki con tan solo 27 años cuenta con más de 300 encuentros con la camiseta del Athletic. Ambos fueron noticia durante esta semana. No solo por su gran actuación, sino por el emotivo festejo que compartieron junto a su madre y su tía que se encontraban en la tribuna. “Celebrarlo con mi hermano en el campo ha sido especial”, aseguró el menor de los Williams.

Los hermanos Williams celebraron la victoria junto a su madre y su tía, presentes en el estadio. (EFE/Julio Munoz)

La historia de esta dupla es por lo menos particular. Es que sus padres debieron atravesar momentos muy complicados en su travesía desde Ghana hasta España. “Sentir el orgullo de tus padres después de todo lo que han hecho por nosotros no tiene precio”, aseguraron los hermanos en dialogo con El Correo, medio al que le concedieron una entrevista íntima sobre finales del año pasado.

Félix y María, padres de la dupla del momento en Europa, debieron atravesar el desierto a pie para llegar en condición de refugiados a España, país en el que nacería Iñaki a mediados de 1994. El haber nacido en el País Vasco le permitió al mayor de los hermanos formar parte de las divisiones inferiores del Athletic Bilbao, club en el que haría su debut oficial en 2014, convirtiéndose así en el segundo jugador negro en defender la camiseta de los “Leones”.

Ya asentados en el primer equipo, los Williams comparten vestuario. (Foto: Daniel Méndez)

A Nico le tocaría hacer lo propio algunos años después, en 2021, cuando el entrenador del club le dio la posibilidad de formar parte del primer equipo. Ahora, sus padres pueden estar aún más orgullosos cada vez que pisan el estadio San Mamés para ver a sus hijos. “Lo que hicieron nuestros padres, dejar toda su vida atrás sin saber lo que les depararía el destino, es algo muy valiente. No está al alcance de cualquiera”, agregan Nico e Iñaki.

El menor de los Williams apenas está haciendo sus primeras armas en el fútbol profesional. De hecho, convirtió su primer doblete hace tan solo algunas semanas, aunque sin la presencia de su hermano en el campo de juego. Lo cierto es que el fútbol siempre da revancha, y Nico no debió esperar mucho para volver a festejar aunque esta vez junto a su hermano. Fue el autor del tanto que le dio la victoria al Athletic y eliminó al Atlético de Madrid de Diego Simeone de la Supercopa.

En 2021, Nico se sumó al primer equipo, donde su hermano Iñaki ya está asentado. (Foto: Prensa Athletic)

El nombre de Iñaki ya tiene bastante peso en el País Vasco e incluso en el resto de Europa, y afirma: “No acabo de asimilar que Nico esté conmigo en el campo, que nos pasemos el balón, que celebremos juntos los goles”. Los Williams apenas pudieron compartir cancha en un puñado de partidos, pero si ambos siguen por esta senda, queda en claro que el Athletic de Bilbao encontró una dupla que puede afianzarse cada vez más pensando en el futuro.

El delantero de 27 años entiende la presión de jugar en un club histórico, y sabiendo que esta presión es incluso mayor para su hermano, declara: “Yo admiro a mi hermano, pero, sobre todo, por cómo ha gestionado lo de ser `el hermano de…´. No es fácil. Y desde niño ha aguantado constantes comparaciones conmigo, pero lo ha sabido llevar muy bien”. Nico, por su parte, acompaña las declaraciones de su hermano y afirma que esto le resulta normal, aunque tiene ganas de forjar su propia historia.

“Pese a las dificultades, nuestros padres nos han inculcado saber estar, tener la cabeza sobre los hombros, ser nosotros mismos para que los demás nos respeten”, afirma Iñaki, al ser consultado por la importancia de sus padres en el presente de ambos.

Si bien comprenden las necesidades por las que debieron pasar sus padres, ambos aseguran que el tema de la migración nunca se encontró demasiado presente en su hogar. Con respecto al camino que debieron recorrer sus padres para recalar en Europa, Nico explica: “Yo no supe nada hasta los 19 años. Mi padre pasaba mucho tiempo fuera, trabajando, y a mi madre no es un tema del que le guste hablar”.

Iñaki ahonda un poco más en este tema, y asegura: “Yo veía las noticias, la gente jugándose la vida y le preguntaba: `¿Cómo llegaron ustedes?´. Y ella, siempre: `En avión, en avión´. De niño, ya sabes, te crees todo lo que te dice tu madre. Pero a medida que me hacía mayor, más consciente de las cosas, algo me chirriaba. Y un día, seriamente, le dije: `Mamá, quiero saber la verdadera historia: por qué, cómo, cuándo, por dónde…´. Y me lo contó. Pero si no le pregunto yo seguiría sin contárnoslo”.

“Como le saco ocho años, tuve que cuidar de él, no dejarle solo”, afirma Iñaki.

Con el paso del tiempo, y con su familia ya asentada en España, Félix y María comenzaron a brindarle mayor importancia a sus orígenes. Al ser consultado por sus raíces y que tanta relación tiene con el país de sus padres, el menor de los Williams se explaya: “Yo he estado en Ghana dos veces. De niño, con 2 años, que ni me acuerdo; y, antes de la pandemia, de vacaciones un mes. Al principio se me hizo raro, pero fue muy emotivo ver el ambiente y los lugares de los que me habían hablado”.

La relación del primer hijo de la familia con sus raíces es algo más fuerte, y es que un Iñaki ya más maduro comenta: “Tenemos nuestras raíces, nuestra historia familiar. No sabemos lo que es vivir en África, pero los valores y la cultura de mis padres son parte de mi identidad y eso es algo que nunca voy a olvidar. Sé lo que han sufrido mis padres y sé que han pasado hambre”.

Ya haciendo memoria de lo que fue la llegada de su familia a España, Iñaki recuerda y explica que el origen de su nombre tiene que ver con un homenaje a quien es su padrino, y que por aquel entonces ayudó mucho a sus padres. Recién llegados al País Vasco, Félix y María conocieron a un sacerdote llamado Iñaki, quien no solo les brindó un techo, sino que además bautizó a su primer hijo. “Si no es por gente buena que mis padres encontraron en el camino, quizá yo no estaría aquí”, remarca Iñaki.

La familia Williams junto al sacerdote Mardones, a quien Iñaki le debe su nombre.

La realidad es que a pesar de tantos obstáculos y momentos difíciles, hoy tanto Nico e Iñaki como la familia Williams en general vive un gran momento. El menor de los hermanos comienza a consolidarse en el primer equipo, y la familia ya puede dejar atrás todos esos duros momentos que los llevaron a estar donde están hoy en día. Ahora, ambos piensan en la final del  domingo, en la que de la mano de los hermanos Williams, el Athletic buscará desplazar al Real Madrid para quedarse con una nueva edición de la Supercopa de España.

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA