Los tenistas opinan de la novela de Novak Djokovic en Australia: las aguas siguen divididas pero no gusta el manoseo

El tema es recurrente hace 10 días y cuando parece encontrar una salida del laberinto, vuelve a aparecer en el ingreso. Novak Djokovic quedó este viernes otra vez contra las cuerdas. El gobierno australiano anuló por segunda vez su visado de ingreso al país y será un tribunal el que decida en las próximas horas…

los-tenistas-opinan-de-la-novela-de-novak-djokovic-en-australia:-las-aguas-siguen-divididas-pero-no-gusta-el-manoseo

El tema es recurrente hace 10 días y cuando parece encontrar una salida del laberinto, vuelve a aparecer en el ingreso. Novak Djokovic quedó este viernes otra vez contra las cuerdas. El gobierno australiano anuló por segunda vez su visado de ingreso al país y será un tribunal el que decida en las próximas horas si confirma su deportación. Los abogados del tenista, en tanto, lograron apelar el dictamen y buscan que pueda permanecer en el país para jugar el Abierto de Australia que comienza el lunes y en el que ya tiene rival de primera ronda.

En esta disputa que no encuentra veredicto, varios tenistas salieron a marcar postura, desde la visión más crítica de Rafael Nadal remarcando que el serbio debe asumir las consecuencias de su política antivacunas, hasta miradas más contemplativas para el deportista una vez que ya había logrado la exención médica e ingresado a Australia.

“Mala historia para todos, pero este no es el momento de enfurecerse con Novak. No me voy a sentar aquí y empezar a patear a Novak mientras está en el suelo”, aclaró este viernes el británico Andy Murray tras llegar a la final del torneo ATP de Sídney, el primero de este tipo para él en dos años.

“Es una situación que ha estado ocurriendo durante demasiado tiempo. No es bueno para el tenis, no es bueno para el Abierto de Australia y tampoco es bueno para él. No sé qué camino ha recorrido, cuánto tiempo lleva la apelación, si puede entrenar hoy o jugar el lunes, pero solo sé que se necesita una solución”, agregó.

Al mismo tiempo, Murray expresó una postura clara sobre las vacunas y, a diferencia de Djokovic, invitó a todos a vacunarse. “Cuando en Gran Bretaña me pusieron la inyección de refuerzo, la enfermera que me la dio me reveló que todos los pacientes en cuidados intensivos no estaban vacunados. Para mí tiene sentido que todos se vacunen. A la mayoría de ellos, a los que son jóvenes o deportistas les irá bien, pero todos debemos poner nuestra parte”, completó.

Este viernes le anularon por segunda vez la visa de ingreso a Australia a Djokovic y podría ser deportado. Foto EFE

En contrapartida el tenista ucraniano Illya Marchenko eligió cuestionar al gobierno australiano que arremetió contra Djokovic incluso luego del primer dictamen a su favor en el tribunal de justicia.

“Dicen que ‘las reglas son las reglas’, pero pierden su propio juicio. Encontraron la forma de cancelar la visas. ¿Entonces qué reglas eran las del principio? Ah, me olvidé. Hay elecciones pronto. Fuerza, Djokovic”, afirmó.

También el estadounidense Tennys Sandgren cargó contra los manejos del asunto y cómo se está dilatando la decisión final. “Esto es un ritual de humillación. Se debe tomar como ejemplo. Los dóciles se sentían incómodos”, escribió en su Twitter.

Diferente es la postura de Justine Henin, siete veces ganadora de un Grand Slam, quien opinó que el serbio no debería jugar el Abierto de Australia e hizo hincapié en el descontento masivo del público de ese país. “No digo que Djokovic no tenga que pelear –planteó-, porque pensó que era lo correcto, pero creo que ahora se ha demostrado que muchos australianos no quieren que juegue. Así que tal vez sea mejor para todos, para el tenis, para el torneo, y tal vez para él, que no juegue el torneo”.

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA