Juntos por el Cambio se encamina a aceptar la postergación de las PASO, pese a la resistencia de los duros

La mayoría se encamina a aceptar un acuerdo, aunque se mantiene la desconfianza y algunas posiciones de rechazo, en especial en el PRO. Los integrantes de la mesa nacional de Juntos por el Cambio definirán en una reunión virtual este miércoles la respuesta a la propuesta del Gobierno para postergar por un mes las PASO…

Juntos por el Cambio se encamina a aceptar la postergación de las PASO, pese a la resistencia de los duros

La mayoría se encamina a aceptar un acuerdo, aunque se mantiene la desconfianza y algunas posiciones de rechazo, en especial en el PRO. Los integrantes de la mesa nacional de Juntos por el Cambio definirán en una reunión virtual este miércoles la respuesta a la propuesta del Gobierno para postergar por un mes las PASO y las generales. La exigencia de mayores condiciones para garantizar que las primarias no serán suspendidas asoma como una posibilidad de consenso.

En el inicio formal de las negociaciones en el Congreso, Wado de Pedro -ministro del Interior- y Sergio Massa -titular de la Cámara- se comprometieron a no eliminar este año las PASO ni a unificar la fecha con las generales. De Pedro incluso fijó una fecha tentativa, escrita al día siguiente en un borrador girado a los diputados: 12 de septiembre y 14 de noviembre. A la vez descartó dos de los pedidos de la coalición opositora: la implementación de la boleta única y la habilitación del voto postal anticipado para los argentinos residentes en el exterior. Y dejó abierta la posibilidad de facilitar el sufragio de los miembros de las Fuerzas Armadas y de Seguridad afectados al comando electoral.

Aun sin que el Gobierno cediera demasiado en la negociación, las opiniones mayoritarias en Juntos por el Cambio coincidieron en avalar la postergación: consideraron que no habrá margen para exigir la realización de las primarias en agosto y hacer campaña en pleno invierno, con el escenario otra vez complicado por la pandemia y el sistema sanitario bajo tensión. Elisa Carrió fue la más explícita públicamente: “Postergar un mes tiene que ver con pensar en la Argentina toda. Es inmoral pelear por un cargo mientras llega un desastre sanitario”.

La UCR también se inclina a aceptar posponer un mes las PASO, con la condición de que no habrá nuevas cancelaciones hasta unificarlas con las generales, que no podrán pasarse más allá de diciembre, cuando termina el mandato actual de los legisladores. “No tenemos problema, pero que no venga el Gobierno en septiembre con que tampoco se pueden hacer en ese momento”, advirtió uno de los radicales que integran la mesa nacional.


Alfredo Cornejo y Gustavo Valdés, en la última reunión de la mesa nacional de Juntos por el Cambio.
Foto: Federico Lopez Claro

El PRO llega con mayor discusión interna. Patricia Bullrich encarna la posición más dura, de rechazo a la propuesta. Ya lo había adelantado el fin de semana: “Es contradictorio que este domingo voten peruanos y ecuatorianos en Argentina, pero que el Gobierno no deje votar a los argentinos en el exterior. Que Máximo Kirchner pida elecciones para el PJ en PBA, pero quieran cambiar la fecha de las PASO. La doble vara del que tiene miedo“.

Algunos diputados, como Martín Maquieyra y Alberto Asseff, cuestionaron la postergación sin la implementación de la boleta única y otras medidas sanitarias, como la segmentación de franjas para adultos mayores y mayor extensión horaria para evitar aglomeraciones. “Esa propuesta es para que el Gobierno gane tiempo, no mejoran absolutamente nada. ¿Por qué tenemos que acompañar?”, será el planteo contra el acuerdo.

Tanto Mauricio Macri como Horacio Rodríguez Larreta como María Eugenia Vidal coincidieron en iniciar las conversaciones. “Somos personas razonables y si la propuesta es razonable tenemos que discutirlo, no rechazar por rechazar. Lo que hay que garantizar es que haya PASO”, pidió el ex presidente en la reunión presencial de la semana pasada, en un salón de Palermo. Fue en la previa al encuentro de Massa y De Pedro con Mario Negri, Cristian Ritondo y Juan Manuel López en el Congreso. 

“Ellos llegan a los 129 votos. La desconfianza es que después usen esa mayoría para suspender las primarias o juntar las dos elecciones, necesitamos una ley que diga que se van a hacer sí o sí por separado. Vamos a pedir más certezas de que eso no lo pueden cambiar”, contaron los predispuestos a acompañar la propuesta. “La decisión la va a tomar el conjunto de la mesa de Juntos por el Cambio, donde todos estamos representados”, buscó aplacar las disputas Cristian Ritondo, jefe del bloque de Diputados.

El encuentro volverá a la modalidad virtual -la última por Zoom había sido la de la polémica por la foto de Macri en la habitación, con su mujer Juliana Awada en la cama- y habrá un comunicado con posiciones más allá de la discusión por el cronograma electoral, como los cuestionamientos al proceso de vacunación. “Para nosotros es más importante la incapacidad del Gobierno para conseguir las vacunas suficientes. Si eso hubiera funcionado bien no estaríamos discutiendo sobre cierres ni postergación de elecciones”, apuntó Alfredo Cornejo, titular del radicalismo.

Mirá también

Mirá también

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *