El pueblo postergado: los catorce millones de gitanos del mundo conmemoran su día

Cada 8 de abril, el mundo conmemora el Día internacional del Pueblo Gitano, que tiene el objetivo de reconocer la historia, la lengua y la cultura de esta comunidad y, a la par, visibilizar la discriminación que aún sufren los gitanos en varias partes del mundo. En Argentina viven alrededor de 300.000 gitanos, muchos de…

El pueblo postergado: los catorce millones de gitanos del mundo conmemoran su día

Cada 8 de abril, el mundo conmemora el Día internacional del Pueblo Gitano, que tiene el objetivo de reconocer la historia, la lengua y la cultura de esta comunidad y, a la par, visibilizar la discriminación que aún sufren los gitanos en varias partes del mundo.

En Argentina viven alrededor de 300.000 gitanos, muchos de ellos provenientes de España, Rumania y Serbia, asentados especialmente en la Ciudad de Buenos Aires, la provincia de Buenos Aires y Córdoba. Se estima que en América Latina viven unos 2 millones de gitanos.

La fecha recuerda el Primer Congreso Mundial Gitano celebrado en Londres el 8 de abril de 1971, cuando se instituyeron la bandera y el himno gitano.

La bandera es verde, que simboliza el campo, y azul, que simboliza el campo, con una rueda de carro roja en el centro que representa los deseos de libertad de circulación más allá de las fronteras.

El himno gitano, «Gelem, gelem» (anduve, anduve), fue compuesto por Jarko Jovanovic para conmemorar a los gitanos que fueron víctimas del nazismo.

La llegada de gitanos a América Latina comenzó en el siglo XV como consecuencia de la persecución de las monarquías católicas de España y Portugal.

Durante el ‘Holocausto gitano’, también conocido como Porraimos, se estima que al menos una cuarta parte de la población romaní de Europa fue exterminada y en algunos países esta cifra asciende al 90%.

Las tres cuartas partes de los gitanos que residían en Alemania en 1933 fueron exterminadas. Las familias gitanas, cuyos bienes fueron expropiados, fueron separadas, esterilizadas y enviadas a campos de concentración. A muchos se los utilizó como piezas de experimentos médicos.

Según historiadores, Heinrich Himmler hizo construir una reserva donde “algunos clanes puros de romaníes pudieran moverse con cierta libertad en una especie de reducto casi zoológico”, donde también eran estudiados por científicos nazis.

Víctimas de la pobreza y la discriminación

Setenta años después, la pandemia de Covid-19 sacó a relucir que la situación de la comunidad gitana no continúa siendo injusta.

Se asegura que el 86% de las familias gitanas está por debajo del umbral de la pobreza y un 46% de hogares vive en extrema pobreza. Además, la comunidad tiene una tasa de pobreza infantil que asciende al 89% (un 51% de pobreza infantil extrema), según la ONG Secretariado Gitano.

La organización mostró que el 79% de los hogares gitanos no tiene computadoras y muchos tampoco cuentan con acceso a internet, lo que tendrá consecuencias devastadoras en la niñez gitana cuando el mundo se ve obligado a asistir a la escuela desde sus casas.

En Argentina viven alrededor de 300.000 gitanos, muchos de ellos provenientes de España, Rumania y Serbia, asentados especialmente en la Ciudad de Buenos Aires, la provincia de Buenos Aires y Córdoba.

El “antigitanismo” es, sin embargo, el mayor de sus problemas, según la abogada española Pastora Filigrana, autora de un libro que aborda la discriminación hacia esta comunidad.

El antigitanismo sigue vigente. El concepto de que está en un escalón inferior de la humanidad, sigue hasta el día de hoy aunque no haya leyes específicas contra ellos”, dijo.

En Argentina, la Asociación Identidad Cultural Romaní de la Argentina (Aicra) denunció en varias oportunidades en los últimos años la discriminación que sufren los gitanos, generalmente acusados de robos o involucrados en hechos criminales.

Pueblo tenaz

  • Los gitanos abandonaron su tierra natal a fines del primer milenio después de Cristo como consecuencia de la invasión de los conquistadores musulmanes.
  • En el siglo IX, los gitanos huyeron de la India para escapar del genocidio desatado por la invasión islámica.
  • En la Europa Occidental de principios del siglo XV los romaníes fueron bien recibidos, pero no se tardó mucho en comenzar a perseguirlos, expulsarlos y eliminarlos como a vagabundos, mendigos y delincuentes.
  • Los Reyes Católicos de España promulgaron severas leyes para controlarlos, con el objetivo era que abandonaran su lengua y sus costumbres.
  • Portugal detenía gitanos y los condenaba a radicarse en su colonia, con la esperanza de que colaboraran en la población de sus territorios de ultramar. 
  • La llegada de gitanos a América Latina había comenzado en el siglo XV como consecuencia de la persecución de las monarquías católicas de España y Portugal.
  • No fue sino hasta finales del siglo XVIII cuando algunos países de Europa empezaron a tomar medidas para mejorar la situación de los gitanos y apareció entonces la división entre los sedentarios, los semisedentarios y los itinerantes.

ds 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *