GNL: a fines de mayo regresa el buque regasificador a Bahía Blanca

El 26 de mayo próximo es la fecha estimada en la que arribaría un nuevo buque regasificador al puerto de Bahía Blanca, necesario para transformar las importaciones de gas en estado líquido (GNL) a gaseoso, e inyectarlas en el sistema. Se trata del segundo buque que tendría la Argentina, ya que nunca se despidió del…

GNL: a fines de mayo regresa el buque regasificador a Bahía Blanca

El 26 de mayo próximo es la fecha estimada en la que arribaría un nuevo buque regasificador al puerto de Bahía Blanca, necesario para transformar las importaciones de gas en estado líquido (GNL) a gaseoso, e inyectarlas en el sistema. Se trata del segundo buque que tendría la Argentina, ya que nunca se despidió del que

Buque de licuefacción que se intentó establecer en Bahía Blanca, pero duró apenas un año

El monto de la contratación alcanza aproximadamente los US$12 millones, según dijeron en el Gobierno, que abarcan los montos fijos relacionados con la estadía del barco y las variables asociados al volumen efectivo de GNL que se regasifique.

El barco deberá iniciar su tarea el 26 de mayo, para comenzar a inyectar gas a partir de junio. Tendrá una capacidad de regasificación de 15 millones de metros cúbicos por día (m3/d), y una duración de contrato de 98 días.

En invierno, el consumo total de gas aumenta de un promedio de 130 millones a 180 millones de m3/d. El buque de Escobar tiene un máximo de capacidad de regasificación de 22 millones de m3/d. Bolivia, en tanto, se comprometió a entregar 14 millones de m3/d, 30% menos a los 20 millones de m3/d que inyectó al sistema argentino en el invierno pasado. Por el Plan Gas, que licitó la Secretaría de Energía en diciembre pasado, las empresas se comprometieron a producir 103 millones de m3/d.

Todavía faltaría cubrir una demanda de 26 millones, que la Secretaría de Energía deberá buscar en el mercado spot o quemar más combustibles líquidos, que son más caros y contaminantes.

La vuelta del buque a Bahía Blanca trae recuerdos de los 10 años que estuvo anclado, entre 2008 y 2018, luego de que en el anterior congelamiento tarifario se derrumbara la producción de gas a 115 millones de m3/d. El año pasado, la producción local cayó 8,9%, de los 135,2 millones de m3/d promedio en 2019 a 123,2 millones de m3/d.

La necesidad de volver a traer el buque era una foto que el Gobierno quería evitar, a pesar de que hayan motivos técnicos para justificarlo. Más allá del declino de producción de Bolivia, lo cierto es que hace tres años había una expectativa de que la Argentina podría autoabastecerse de gas, exportando en verano el exceso de producción que ocurre por la caída de la demanda. Se habló, inclusive, de la posibilidad de construir una planta de licuefacción (convierte el gas a estado líquido) para exportar GNL a Asia.

YPF hasta contrató por 10 años una barcaza de licuefacción que emplazó en Bahía Blanca para exportar hasta 2,5 millones de m3/d. Pero en el invierno pasado, la actual gestión rescindió el contrato y pagó una indemnización de US$150 millones, ya que, producto de la pandemia, se derrumbaron los precios de GNL y, según dijeron, no era rentable para la empresa seguir con este negocio.

Conforme a los criterios de

Más información

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *