Un sector del movimiento evangélico, a la oposición

Durante dos días un importante sector del movimiento evangélico deliberó en Rosario qué rol tendrá en las próximas elecciones legislativas. Allí estuvieron, en la asamblea del partido Una Nueva Oportunidad (UNO), con representantes de 12 de las 14 provincias donde ya está presente este espacio político. En el marco de ese encuentro decidieron “ser parte…

Un sector del movimiento evangélico, a la oposición

Durante dos días un importante sector del movimiento evangélico deliberó en Rosario qué rol tendrá en las próximas elecciones legislativas. Allí estuvieron, en la asamblea del partido Una Nueva Oportunidad (UNO), con representantes de 12 de las 14 provincias donde ya está presente este espacio político.

En el marco de ese encuentro decidieron “ser parte de un frente opositor al gobierno nacional”, identificando al kirchnerismo y la gestión nacional como el adversario de las próximas elecciones. Después, se decidirá la estrategia territorialmente.

“Cada provincia tendrá que interactuar con los espacios que ya viene trabajando, pero tiene libertad de acción para hacer alianzas”, explicó al respecto Walter Ghione, titular de la Junta promotora nacional del partido. Ghione integró la lista que encabezó Amalia Granata —que en 2019 sacó 287 mil votos y logró seis bancas— y una dirigente cercana a UNO, la diputada nacional Dina Rezinovsky, llegó al Congreso en la boleta de Juntos por el Cambio.

Este sector del movimiento evangélico viene acercando posiciones con Juntos por el Cambio e incluso han mantenido encuentros virtuales con las máximas figuras partidarias, y dejan en claro que cada jurisdicción podrá establecer las alianzas que considere necesarias.

No obstante, desde el partido UNO aseguran que “hoy Juntos por el Cambio es la única opción opositora fuerte que tiene posibilidades de hacer frente al kirchnerismo. La idea es lograr un solo frente amplio bien republicano y democrático, pero no caer en lo de que uno manda y los demás responden”.

Tras el encuentro, se formalizó la junta promotora nacional del partido, con una integración federal, presidida que el diputado provincial Walter Ghione (Santa Fe), secundado por Ana Valoy (Tucumán), Leandro Jacobi (Entre Ríos), Diego Villamayor (PBA) Gabriela Sosa (Corrientes), Roberto Torres (La Pampa) y Óscar Krause (Formosa), teniendo como objetivo que a fin de este año que varias provincias cuenten con personería nacional.

El movimiento evangélico tiene una importante presencia en todo el país, y UNO además de Santa Fe, Tucumán, Entre Ríos, Buenos Aires, Corrientes, La Pampa y Formosa, está constituido en Chubut, Chaco, CABA, Córdoba, Mendoza, Neuquén y Salta. “Habiendo elaborado ya su propia agenda desde los valores cristianos, con temas sociales y económicos, de seguridad, salud y educación, ha decidido dejar de formar parte de la militancia de otros espacios y tener vuelo propio”, sostienen.

Mirá también

Mirá también

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *