La embestida judicial del Gobierno unificó el discurso de Horacio Rodríguez Larreta y Patricia Bullrich

“Me opongo con firmeza. Si permitimos que se busque condicionar a la Justicia, primero nos quedaremos sin República; y luego, sin democracia”, salió Horacio Rodríguez Larreta a cuestionar al Gobierno luego del discurso de Alberto Fernández en el Congreso y el impulso de una comisión bicameral para monitorear a jueces y fiscales. El tono confrontativo…

La embestida judicial del Gobierno unificó el discurso de Horacio Rodríguez Larreta y Patricia Bullrich

“Me opongo con firmeza. Si permitimos que se busque condicionar a la Justicia, primero nos quedaremos sin República; y luego, sin democracia”, salió Horacio Rodríguez Larreta a cuestionar al Gobierno luego del discurso de Alberto Fernández en el Congreso y el impulso de una comisión bicameral para monitorear a jueces y fiscales.

El tono confrontativo del Presidente consiguió unificar las reacciones opositoras de intransigentes y moderados, algo que no había pasado con las vacunas de privilegio.

“¿Quiere romper el sistema constitucional? No provoque más a los argentinos: nos va a encontrar defendiendo la República”, se dirigía al rato Patricia Bullrich a Alberto F., de manera similar.

Marcela Losardo, ministra de Justicia, el lunes en el Congreso. Foto Federico López Claro.

El jefe de Gobierno porteño y la titular del PRO habían conversado el lunes, de manera virtual por el aislamiento de Rodriguez Larreta.

En esa reunión intentaron acercar miradas, aunque de ahí no salió un acuerdo para uniformar los discursos. Al contrario: cada uno mantuvo sus argumentos sobre los diferentes posicionamientos y hubo algunos momentos tensos.

Rodríguez Larreta venía de cerrar la apertura de las sesiones en la Ciudad con un fuerte mensaje “antigrieta”, en línea con su búsqueda de crecer hacia el centro del electorado.

Bullrich ratificó su idea de priorizar los votantes propios, ante el riesgo de fugas hacia las opciones encarnadas por economistas liberales. La posibilidad de aprovecharlo como una estrategia para apuntar cada uno a distintos sectores choca por momentos con cortocircuitos públicos, como cuando la titular del partido cuestionó a Fernán Quirós por no cruzar más fuerte al Gobierno por las vacunas de privilegio. El jefe de Gobierno pidió “cuidar” al ministro de Salud.

“No tiene sentido la discusión interna, el adversario está enfrente. Que cada uno con su estilo exprese sus ideas, pero no disputando entre nosotros”, fue el planteo del lado de Rodríguez Larreta.

“Es natural la diferencia en el tono. Una cosa es gobernar y otra presidir el partido, pero Quirós no es el vocero más indicado. Decir que fue un error es casi lo mismo que intentó plantear el Gobierno”, dejaron trascender como respuesta del sector de Bullrich.

Otro tramo tenso sucedió cuando la dirigente cercana a Mauricio Macri recriminó la conformación de una comisión para moderar el tono de los comunicados y los cuestionamientos al oficialismo. Rodríguez Larreta sumó al vicejefe Diego Santilli a la reunión; Bullrich a Gerardo Milman, ex secretario de Seguridad.

El encuentro funcionó como el inicio de las negociaciones para evitar una interna. Esta vez no tocaron el armado de la lista en la Ciudad, la cuestión más complicada de resolver. Rodríguez Larreta prefiere otro candidato para encabezar, más asociado a su figura y con un discurso menos confrontativo, aunque buscará acordar una lista única. “Que sea el que mida mejor”, intentó apaciguar la disputa.

También hubo una evaluación del escenario en la provincia de Buenos Aires, a la espera de la definición de María Eugenia Vidal sobre si se postulará en ese distrito. Santilli arrancó las recorridas con la mirada en 2023.

Bullrich planteó no adelantar la disputa por la gobernación a las próximas legislativas. Milman aspira a un lugar en esa lista de diputados.

Quedaron en reunirse de manera presencial la semana próxima, una vez que Rodríguez Larreta termine el aislamiento preventivo al regreso de sus vacaciones. Mientras tanto las dos miradas coincidieron, al menos por un momento, por la agenda judicial que reinstaló el Frente de Todos.

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *