Qué fue de la vida de Lissette Bracho, la nena de “La usurpadora”

María Solares tenía apenas 4 años cuando la directora de la telenovela la eligió para ser parte del elenco. En diálogo con TN Show, contó cómo es su presente a los 27.Fecha de publicación: 21 de Noviembre 2020, 20:37hsMaría Solares interpretó a Lisette Bracho.La usurpadora fue una de las telenovelas más exitosas de Televisa. La…

Qué fue de la vida de Lissette Bracho, la nena de “La usurpadora”

María Solares tenía apenas 4 años cuando la directora de la telenovela la eligió para ser parte del elenco. En diálogo con TN Show, contó cómo es su presente a los 27.

María Solares interpretó a Lisette Bracho.

La usurpadora fue una de las telenovelas más exitosas de Televisa. La historia de las hermanas gemelas -Paola y Paulina- atrapó rápidamente no solo a los mexicanos. La ficción fue vendida a varios países logrando un furor nunca antes visto. La encargada de llevar adelante el culebrón fue Gabriela Spanic, que acompañada por Fernando Colunga y Libertad Lamarque hicieron que la gente estuviera pendiente hasta el último capítulo. La actriz más pequeña de la tira fue María Solares, quien interpretó a Lissette Bracho, la hija de Carlos Daniel. A diferencia de sus excompañeros, a ella se le perdió el rastro luego de finalizada la historia, pero TN Show la encontró para saber qué fue de su vida.

La joven reconoció que llegó a La usurpadora casi de casualidad, ya que era su hermana mayor quien hacía participaciones en las tiras de la famosa empresa mexicana de medios de comunicación. Un día, mientras la esperaba en la puerta de la productora junto a su mamá, salió la directora y no dudó en acercarse para comentarles que estaban buscando a una niña con sus características para una nueva novela. A su madre no le gustó nada la idea, ya que quería mantenerla lejos de los sets de grabación. Sin embargo, el destino tuvo otros planes.

La usurpadora, Carlos Daniel Bracho, Carlitos y Lissette. (Instagram).

“Una de las productoras era amiga de una tía y en una comida en la casa de mi abuela sacó el tema y toda la familia empezó a decirle a mi mamá que lo hiciera. Finalmente accedió, aunque de mala gana. Cuando fui al primer casting llegué tarde, ella no tenía ni un poco de interés realmente. Recuerdo que había un niño llorando y yo me le acerqué y le empecé a cantar para que se calmara, y justo en ese momento pasó Beatriz Sheridan, la directora de La usurpadora, y dijo: ‘Yo quiero a esa niña’. Me hicieron entrar a un lugar para hacer la práctica y allí estaba Fernando Colunga, que me hizo una promesa”, comenzó diciendo.

¿Cuál fue ese juramento del galán? Según rememoró María, le habían pedido que corriera hacia los brazos del actor gritándole ‘papito, papito’. Sin embargo, ella no quería hacerlo, ya que no era su verdadero padre. Ahí fue cuando el galán hizo lo suyo: le preguntó cuál era su programa favorito, ella le dijo que Plaza Sésamo porque era fanática de Abelardo, y él señaló que si cumplía con lo que le estaban solicitando se iba a encargar personalmente de que pudiera conocer al simpático personaje. Y así fue.

Lissette Bracho con Fernando Colunga. (Instagram).

“Ser Lisette Bracho fue una experiencia muy padre. Mi mamá siempre me dejaba en claro que yo estaba jugando. Me consentían mucho en el set, había muchos juguetes. Gaby Spanic siempre fue muy linda conmigo, y Fernando era como un tío. Con la que tenía una relación muy especial era con Chantal Andere, y años después de terminar de grabar la seguí viendo”, sostuvo.

Fernando Colunga junto a sus “hijos”: Carlitos y Lissette. (Instagram).

Al finalizar La usurpadora, sus papás decidieron mudarse a la provincia, exactamente a San Luis Potosí, donde vive hasta el día de hoy. Nunca más volvió a trabajar en la TV, pero estudió y se recibió de Licenciada en Comunicación Social, y tiene una agencia digital.

“Me gustaba hacer teatro, me gusta escribir y actuar me divierte. Soy una apasionada del cine, y ese fue una de las razones por las que empecé el proyecto ‘Yo soy Lisette Bracho’ -un corto donde rememoró sus épocas de fama-. Trabajaba en la industria automotriz y no me gustaba. Un amigo me sugirió hacer como un regreso de La usurpadora y grabamos un capítulo. Tuvo mucho éxito en las redes. Después con la pandemia dejamos de producirlo”, se lamentó.

Lissette Bracho con Libertad Lamarque, la “biscabuela”. (Instagram).

Aún así, tiene ganas de darle un cierre a esa historia que la hizo reencontrarse con aquellos televidentes que la vieron cuando era apenas una niña: “No sé si pueda grabar ahora, porque todos tenemos nuestras obligaciones, pero a la gente le gustó”.

Así luce hoy María Solares. (Instagram).

En 2016, María Solares se reencontró con Gaby Spanic y reinó la emoción. Se fundieron en un fuerte abrazo y miles de recuerdos invadieron sus mentes. ¿Qué hace la joven en la actualidad? Mientras sigue cuidándose del coronavirus, continúa enfocada a su negocio de marketing digital, diseño y fotografía.

“Estoy viendo qué me depara el destino. Escribí un cuento para niños que estuve tratando de publicar, algún día lo retomaré. Estoy contenta con mi familia y la vida que llevo. No sé que hubiera sido de mi si me hubiera quedado en la TV. La vida da muchas vueltas. Regresar a la pantalla chica es algo que me gustaría y me entusiasma, aunque tal vez detrás de cámara. Me da mucha felicidad que me recuerden y que desde otros países me contacten dejándome mensajes de mucho cariño. Pasaron 22 años ya, pero es un honor haber participado de un proyecto tan grande como fue La usurpadora, una novela que no quedó olvidada en el tiempo”, concluyó.

El reencuentro de Gabriela Spanic con María Solares. (Instagram).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *