Causa Etchevehere: “Le pedí a Luis que baje el tono, esto no es Guernica”

Oscar Sobko tiene en sus manos uno de los temas más calientes de la actualidad argentina: el escándalo en la familia Etchevehere. Y, en los 11 días que pasaron desde que Dolores Etchevehere ingresó a la estancia “Casa Nueva” con un grupo de personas para dar inicio al “Proyecto Artigas”, el fiscal ya marcó su posición:…

Causa Etchevehere: “Le pedí a Luis que baje el tono, esto no es Guernica”

Oscar Sobko tiene en sus manos uno de los temas más calientes de la actualidad argentina: el escándalo en la familia Etchevehere. Y, en los 11 días que pasaron desde que Dolores Etchevehere ingresó a la estancia “Casa Nueva” con un grupo de personas para dar inicio al “Proyecto Artigas”, el fiscal ya marcó su posición: para él, y a diferencia de lo que entendió el juez subrogante, Raúl Flores, lo sucedido es una “usurpación”. Sin embargo, su mirada no está absolutamente alineada con la posición de la querella, encabezada por Luis Etchevehere, a quien le pidió que no perdiera de vista que se trata de un problema familiar.  “Lo que sinceramente me molesta es la utilización política de estas cuestiones. Porque entorpece muchísimo. Le he pedido que baje el tono a Luis Etchevehere, le planteé que esto no es una toma como las otras. Siempre traen a colación lo que pasa en Guernica, lo que sucede en el sur  y esto no tiene nada que ver”, aseguró.

En la fiscalía de Sobko tramitan hoy dos expedientes. En uno se investiga si existe el delito de usurpación y se inició a partir de la denuncia de Luis, Juan Diego y Sebastián Etchevehere contra su hermana Dolores. El otro fue caratulado por amenazas coactivas, que se inició a partir de la denuncia de Dolores contra sus hermanos y a partir de la cual a ellos les impusieron una restricción de acercamiento: “Esa decisión se tomó a partir de videos que se presentaron pero después nos fuimos dando cuenta que no hay amenazas. Por eso solicitamos la morigeración de las medidas”, explicó el fiscal. Además, hay una tercera causa en Comodoro Py que quedó en manos del juez federal Daniel Rafecas y el fiscal Federico Delgado

El juez subrogate entendió que la permanencia de Dolores en “Casa Nueva” era legítima y así lo manifestó en su última resolución, antes de ser recusado por la querella. Para Sobko esa conclusión del magistrado es equivocada y entiende que, a la hora de hablar de la posible usurpación de un campo que está a nombre de una sociedad anónima, se deben observar las figuras penales sobre posesión y mera tenencia. En un diálogo con NOTICIAS, el fiscal explicó sus argumentos. 

Noticias: ¿Cuáles fueron sus primeras acciones en esta causa?

Sobko: La causa comenzó con un llamado que recibo de Rubén Pagliotto, representante de parte de Luis Miguel, Juan Diego y Sebastián Etchevehere y de su madre. Me llamó el 15 de octubre en horas del mediodía y me comentó que se estaba dando una usurpación violenta en “Casa Nueva”. Me dijo que era Dolores Etchevehere y unas cuarenta personas más relacionadas con Grabois. Me dijo que era un grupo violento, que habían roto cosas, que habían entrado a las patadas, por decirlo de alguna manera.


Me comuniqué con la Policía de Santa Elena, que ya estaba al tanto. Tienen vínculos. Y ya habían hablado directamente con esferas superiores de la Policía de Entre Ríos y el oficial principal, Soto, y ya estaban yendo hacia el lugar. Les pedí que me comentaran qué estaba pasando y me dijeron que había “una tranquera y un arco con un guardaganado por el que se podía circular libremente”. 


Lo hablé con una colega y ella con mucho tino me dijo que al no haberse constatado que se hubiera roto algún ingreso no se podía hablar de un delito flagrante y se iban a poder disponer detenciones. Mi colega me dijo: “V amos para allá, esto tiene otros ribetes”. 


Cuando llegamos, ya estaba apostada allí la Brigada Quebracho. Nos identificamos, pasamos y llegamos a la segunda entrada en el casco de la estancia. Preguntamos si nos dejaban ingresar y, amablemente, Dolores y su abogado, Facundo Taboada, nos recibieron. Nos comentaron que ella era heredera y una serie de denuncias que viene haciendo desde hace 11 años, cuando falleció su padre. Pero más allá de que sean herederos, para lo cual hay acciones del derecho civil, esto también puede suponer una usurpación. 

Noticias: ¿Con qué elementos sostiene que es una usurpación si es heredera?

Sobko: Con la apertura de causa echa y con algunos otros elementos que nos aporta el denunciante. El denunciante plantea que no es un bien que esté dentro del sucesorio de Luis Felix Etchevehere sino que se trata de una sociedad anónima. El campo pertenece a una sociedad anónima y, en todo caso, lo que tiene dolores son acciones de esa sociedad anónima. 

Noticias: ¿Y qué significa esto en relación a si es propietaria o no?

Sobko: Esto no nos interesa mucho desde el punto de vista penal. Lo que estaría incluido dentro de los bienes de la herencia serían las acciones de “Las Margaritas S.A.”. Por eso entendemos que sí, que se está dando una usurpación con violencia. La violencia en este caso es violencia física contra las personas o algún tipo de lesiones. 

Noticias: ¿Hubo lesiones?

Sobko: No hay lesiones. Y hablamos de daño a las cosas. 

Noticias: ¿Está constatado que hubo daño a las cosas?

Sobko: La constatación se hizo al día siguiente, el viernes 16 a la mañana con orden judicial. En ese momento no se constató ningún daño a la propiedad. Pero sí los caseros, las personas que trabajan ahí en la estancia se refirieron a estas situaciones. Se presentó Dolores como una Etchevehere, como una heredera, y ellos son llevados al engaño o a un abuso de confianza. La señora Etchevehere tiene posibilidad de estar aquí, pero hay cuarenta personas que la rodean a ella que nadie sabe, ni los caseros ni nosotros, quiénes eran en ese momento y esto es un acto de intimidación. 


Luego, lo que hay es que Taobada le quitó el teléfono a una de las personas que trabaja allí para hablar directamente con Luis Etchevehere. Se lo quitó, se lo arrebató de las manos. Esto surge de los propios relatos. Y está el -relato- de una señora que a quien le dijeron:  “Dame las llaves de la casa o en veinte minutos estás despedida”. No se las dio, entraron a la habitación de esta señora que trabaja, revisaron la casa y encontraron la llave.


Ahí está la violencia, el abuso de confianza. Y el hacerele incurrir en un error a estos caseros. Estos son los elementos típicos y con esto no podíamos más que hacer la apertura de la causa, solicitar al juez de garantías la constatación de que esto estaba ocurriendo. Individualizamos a algunas personas pero, para no generar mayores conflictos, no individualizamos al resto de las cuarenta. 


Hay una cuestión que siempre dije y se lo he dicho miles de veces a Luis Etchevehere, se lo he dicho a toda la parte denunciante: esto no es una toma de tierras que se pueda comparar con alguna otra. Esto es una cuestión familiar, un problema que viene de años y que no han solucionado ellos. La forma de dirimirse sería otra. 

Noticias: ¿No tienen intención de resolverlo de otra forma las partes?

Sobko: El jueves al mediodía se le planteó a Dolores la posibilidad de que la fiscalía, a puertas abiertas, pudiera citar a una conciliación para arreglar esto de forma con menos exposisión y menos violenta. Le pedí que de forma voluntaria se retirara y nos respondió: “Nosotros no nos vamos a retirar. Nosotros sí vamos a dialogar desde acá adentro”. 


Ese planteo también se lo hice el domingo siguiente a la toma a Juan Diego y Luis cuando vinieron a testificar. “Nosotros no vamos a dialogar si ellos no están afuera”, respondieron. 

Noticias: Nadie quiere dialogar…

Sobko: El martes se llevó a cabo la audiencia donde el juez de garantías subrogante no hizo lugar al planteo de la fiscalía y de la querella y le dio la razón a la defensa.  Este domingo se intentó una conciliación. Como fiscalía planteamos que las partes lleguen a un acuerdo. La parte querellante no se presentó porque había interpuesto la recusación del juez. 


Para simplificar: la posesión de la cosa antes del jueves 15 de octubre la tenía “Las Margaritas S.A.” y nunca la ejerció Dolores. Sólo le podía autotrizar el ingreso el directorio de la S.A.. Los actos administrativos se realizaban a través de su administrador, Juan Diego Etchevehere. Ahí está el meollo de la cuestión a dilucidar, entendemos nosotros, y ahí es dónde entendemos que se equivoque el juez con su resolución y por eso la apelación.

Noticias: El juez hizo hincapié en que era una sucesión indivisa.

Sobko: Entró a analizar si existen o no derechos sucesorios cuando lo que hay que analizar es si existía posesión o la simple tenencia, que es lo que protege el artículo Nº181 del Código Penal en el delito de la usurpación… hasta la mera tenencia está protegida. Pongo un ejemplo: una persona alquila un departamento y no puede venir el dueño de la cosa un día cualquiera, abrir la puerta y sentarse a mirar televisión.

Noticias: ¿Pero en este caso hay un contrato o algo similar en el que las partes lo acuerden?

Sobko: Más allá de la cuestión contractual, acá estamos hablando de delito. Hay un dueño de la cosa y hay un tenedor de la cosa, en ese ejemplo y aquí también. Acá hay un tenedor que es la sociedad anónima “Las Margaritas” y el administrador Juan Diego, que realizaba actos de administración en el lugar. Entonces, no puede turbarse la posesión ni la mera tenencia y eso es lo que ha sucedido aunque ella podrá ser accionista o no serlo

Noticias: ¿No es importante para usted eso?

Sobko: Lo corro, más allá que lo traiga la querella. Mi intención fue objetivizar bien qué era lo que estábamos discutiendo, pero se empezó a discutir quién tenía o no tenía acciones, si se vendieron o no, si esa venta fue por escritura pública o no, si estaba viciada la voluntad de Dolores porque la estaban amedrentando a firmar eso. Pero nosotros corremos todo eso e intentamos centrarnos en el artículo 181 de usurpación y en ver si el delito fue cometido a través de violencia, de abuso de confianza o de engaño.

Noticias: ¿Cuántas personas ya declararon?

Sobko: En total hubo siete declaraciones testimoniales contando a los empleados. 

Noticias: ¿Coinciden en lo que dicen?

Sobko: Coinciden en que se sintieron violentados y que no iban a hacer mucho contra alguien que se presentaba como una Etchevehere más. 

Noticias: Afuera de la estancia se describe un ambiente violento, pero hay empleados que manifestaron estar bien y poder moverse con tranquilidad. 

Sobko: Sí. Hasta se habló de armas de fuego. Eso quedó absolutamente descartado. 

Noticias: ¿Cómo es estar al frente de una investigación que involucra a una de las familias más importantes de la provincia?

Sobko: Desde el Ministerio Público Fiscal investigamos hechos que tienen tinte ilícito. Más allá de que sea Etchevehere o no, seguimos adelante desde el escalón de la legalidad, del fundamento de las leyes y la Constitución. Lo que sinceramente me molesta es la utilización política de estas cuestiones. Me molesta porque entorpece muchísimo. Le he pedido que baje el tono tanto a Luis Etechevehere, le planteé que esto no es una toma como las otras porque siempre traen a colación como lo que pasa en Guernica, lo que sucede en el sur. Esto no tiene nada que ver. Pero ellos tienen derecho a manifestarse, a convocar chacareros a la ruta 12.

Noticias: ¿Dice que es un problema de familia y se convirtió en otra cosa?

Sobko: Tal cual.

*Desde Entre Rios.

Galería de imágenes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *