El mundo es un tembladeral y faltan líderes

Carlos Magariños pertenece a la generación de jóvenes que asomaron a la función pública en los años 90. En su caso, desde aquella secretaría de Industria, bajo la batuta de Juan Schiaretti. A los 35 años fue elegido en una compulsa internacional como Director General de la ONUDI, el organismo de Naciones Unidas que se…

El mundo es un tembladeral y faltan líderes

Carlos Magariños pertenece a la generación de jóvenes que asomaron a la función pública en los años 90. En su caso, desde aquella secretaría de Industria, bajo la batuta de Juan Schiaretti. A los 35 años fue elegido en una compulsa internacional como Director General de la ONUDI, el organismo de Naciones Unidas que se ocupa del Desarrollo Industrial. Se radicó en Viena. Mauricio Macri lo designó muchos años después embajador en Brasil, cargo al que renunció cuando Spencer Stuart lo contrató para dirigir CADE, la Cámara Argentina de la Energía, que cobija a casi todas las petroleras, desde PAE a Exxon y Shell. Desde esa posición comparte con Clarín el escenario que traza a las multis.

Se coincide que el PBI global caerá 6% este año y el comercio mundial sufrirá una contracción entre 13 y 32%. Así las cosas, se reducen 10,5% las horas totales trabajadas, lo que es una pérdida equivalente a 300 millones de puestos de trabajo full-time. La juventud y las actividades menos calificadas e informales son las más afectadas. Las personas viviendo en pobreza extrema aumentarían en 420 millones. Los que padecen hambre se duplicarían, hasta superar los 260 millones.

“Es un retroceso de varias décadas en materia de lucha contra la pobreza y todo empeorará con una segunda ola de contagios. No hay recuperación económica posible hasta que superemos la pandemia”, señala Magariños al subrayar que en este tembladeral es manifiesta la crisis de liderazgo en el mundo. “El desafío que enfrentamos es el de dar una respuesta coordinada. La cooperación internacional es crítica”.

Carlos Maragriños, ex embajador en Brasil.

En su visión, los países emergentes necesitarán US$ 2,5 trillones para enfrentar la crisis. Los bancos regionales deberían aumentar su portafolio de préstamos por 5 años en otro trillón de dólares y los 76 países de la Asociación Internacional de Desarrollo necesitarán reestructurar su deuda externa. “Es evidente, otra vez, la necesidad de una acción global coordinada”, insiste.

Los mismos países que en la crisis global 2008/2009 dieron nacimiento a la Financial Stability Board (Junta de Estabilidad Financiera) para fortalecer el sistema financiero internacional y evitar colapsos, no lo hicieron esta vez.

El covid apareció cuando los países emergentes llegaron a representar, por primera vez en la historia de la economía moderna, 51% del PBI global. “Ese crecimiento es causa y consecuencia de un segundo hecho notable y excepcional: el surgimiento de una nueva clase media global. Es posible que este año, ya se verifique que la clase media global alcance los 3.700 millones de personas, si definimos ese segmento de ingresos como la gente que gasta entre 11 y 110 dólares por día”, sostiene Magariños al observar que con la pandemia hay una marcha atrás a ese escenario.

El otro gran tema que la pandemia colocó en el centro de la agenda es el medio ambiente. Se calcula que el sistema productivo demanda cada año 1,75 veces los recursos naturales del planeta, a la velocidad normal de reproducción de los mismos. “Es lo mismo que decir que necesitamos un planeta y 3/4 de otro cada año. Resolver esta ecuación es una de los grandes desafíos”, desliza ante la falta de respuesta global sobre el tema.

-¿Cuál es la estrategia de las multinacionales este contexto?

-Tienen respuestas cada vez más sofisticadas y complejas, globalizando y localizando sus productos y operaciones al mismo tiempo para conservar su posición. Hay una nueva ola de innovaciones tecnológicas disruptivas, a una velocidad y una intensidad desconocidas. Muchas combinan liderar en función de costos, en habilidades específicas o identificando nichos de negocios que pueden crecer rápidamente.

Mirá también

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *