Estelita en casa: Rodolfo Ranni y su relación con el tabaco: “Empecé a fumar a los cinco años”

14 de agosto de 2020  • 01:48 Amigos, compinches, compañeros de trabajo Jey Mammón y Rodolfo Ranni se divierten mutuamente, y en el medio despliegan parte de esa gracia a quien los ve. Sucedió cuando compartieron escenario, y también en el paso del actor por Estelita en casa. Sin embargo, esa confianza también permitió salirse…

Estelita en casa: Rodolfo Ranni y su relación con el tabaco: “Empecé a fumar a los cinco años”

14 de agosto de 2020  • 01:48

Amigos, compinches, compañeros de trabajo Jey Mammón y Rodolfo Ranni se divierten mutuamente, y en el medio despliegan parte de esa gracia a quien los ve. Sucedió cuando compartieron escenario, y también en el paso del actor por Estelita en casa.

Sin embargo, esa confianza también permitió salirse un poco de la irreverencia habitual para abordar un poco más en serio algunos temas. Se conoce al actor como un hombre de convicciones y pensamiento, y a partir de ahí, no se trató nada más que de preguntar.

“Yo empecé a fumar a los cinco años”, confesó Rodolfo ante la duda de su interlocutor. Y con total naturalidad continuó: “Soy un fumador genético. Pucho que encontraba en la calle, yo agarraba un papel de diario y me hacía un cigarrillo“.

Lo que hoy es un hecho impensado, marcó la vida del actor que nació en Italia en 1937, y también su entorno familiar: “El recuerdo que tengo de mi viejo es el olor a los cigarrillos Camel. Hay algo que no sé si alguna vez conté, sucedió poco tiempo después de llegar a la Argentina. Mi papá fumaba mucho, y en el placard tenía varios cartones guardados. Una vez le abrí un cartón, agarré un atado, le despegué la tirita, lo abrí, le saqué un pucho, volví a pegar todo y lo guardé otra vez en el cartón. Mi viejo se murió pensando cómo carajo había 19 cigarrillos en un atado de 20, impensable que pudiera pasar en algo traído de Estados Unidos”.

Recuperado de la obsesión, el intérprete reconoció orgulloso: “Gracias a Dios hace veinticinco años que no fumo“. Y en tren de análisis, el hombre cuya infancia fue marcada por la Segunda Guerra Mundial, a pedido de su anfitrión trazó un paralelo entre aquel momento y el actual de pandemia: “Tiene bastante que ver, sobre todo con la actitud de la gente. Yo creo que ante la tragedia hay que anteponer todo lo contrario. Ahora como más sano que nunca, hago gimnasia en la terraza, leí mucho más que en los últimos diez años. A mí este virus no me va a ganar”.

ADEMÁS

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *