Cuarentena en el conurbano: cómo será la nueva fase del aislamiento desde el lunes

Todo quedará igual en el superpoblado conurbano en esta nueva etapa de la cuarentena. El Gobierno provincial y los intendentes esperan la letra chica del decreto de Alberto Fernández, que se conocerá después del feriado del lunes, para ver qué se puede mover en esa estrecha franja que deja la fase 3 del aislamiento, que…

Cuarentena en el conurbano: cómo será la nueva fase del aislamiento desde el lunes

Todo quedará igual en el superpoblado conurbano en esta nueva etapa de la cuarentena. El Gobierno provincial y los intendentes esperan la letra chica del decreto de Alberto Fernández, que se conocerá después del feriado del lunes, para ver qué se puede mover en esa estrecha franja que deja la fase 3 del aislamiento, que hoy afecta a casi 15 millones de personas que viven en los 37 municipios que rodean a la Capital Federal.

El presidente, el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, y el gobernador provincial Axel Kicillof definieron este mediodía el nuevo esquema que regirá a partir del lunes y hasta el 30 de agosto. Ya no le dicen “cuarentena” y el cambio semántico también introdujo algunas modificaciones en el programa de reapertura de actividades.

Los deportes individuales se incorporarían en los distritos del Gran Buenos Aires que lo requieran y que cumplan con las pautas sanitarias impuestas por los ministerios de Salud. Así lo adelantaron fuentes de la Gobernación a Clarín. Para confirmar, esperan los detalles del DNU que se publicará el martes y que –tal como anunció Fernández- permitiría prácticas individuales, sin competencia, de golf, canotaje, ciclismo, natación, tiro, surf y atletismo, entre otros. “Si la nueva disposición lo avala, la Provincia se adaptará”, dijeron en la Gobernación.

El paseo de la costa en Vicente Lopez . Foto Marcelo Carroll

Kicillof no es promotor de esa determinación. Enfocó su postura en un tramo de la presentación en Olivos. “Algunos hablan de la angustia de no poder jugar al golf. Angustia es lidiar todos los días con esta enfermedad, ver que se acaban las camas, que se te muera un familiar”.

La mención fastidió a representantes de ese deporte que tiene más de 25 mil jugadores activos y 123 clubes en Buenos Aires. “Tiene un prejuicio contra el golf, pero parece desconocer que más de 5.000 personas dependen de ese juego y es menos riesgoso que otros deportes que ya fueron habilitados”, se quejaron en una de las entidades.

Desde que la pandemia de coronavirus trastocó la vida de los argentinos, la Gobernación autorizó, a través de diferentes resoluciones y decretos un total de 135 actividades industriales, comerciales, recreativas o de esparcimiento. De ese total, 122 se pueden concretar en el área metropolitana que transita la denominada fase 3. Los 13 permisos restantes –que permiten a algunos bonaerenses ingresar a la “nueva normalidad”- se reparten en ciudades y pueblos que entraron o pasaron por las etapas 4 y 5.

Kicillof sostiene que los tres cordones urbanos ubicados del lado bonaerense de la General Paz, no deben gozar de nuevas liberaciones. Con el fundamento que le ofrecen los especialistas, el gobernador considera que “hasta que no tengamos la vacuna, la única forma de cuidarse es una muy antigua: no podemos estar tan cerca las personas, no podemos hacer lo que hacíamos, es el único remedio que tenemos para no contagiarnos. Cuanto más distanciamiento menos contagio”.

El principio aplica para todo el territorio, pero pretende impactar sobre el conurbano. Allí se concentra más del 80% de los 175 mil infectados de coronavirus que registra la Provincia y un porcentaje similar de los 3.160 fallecidos por COVID-19 que reporta el ministerio de Salud bonaerense. El 64% de de las camas de terapia intensiva están ocupadas y ese es el renglón más sensible de los datos que miran los especialistas.

El 80% de los infectados de la Provincia de Buenos Aires se concentran en el conurbano.

“Así no se puede flexibilizar nada porque hay un riesgo muy grande, y ahora además sabemos que es por un tiempo”, dijo Kicillof.

En la pulseada por determinar la rigidez del aislamiento social, algunos intendentes ejercen palanca. Los de zona norte pretenden algún resquicio más de permisividad y apelan a hendijas burocráticas para no quedar fuera de las normas generales.

Es el caso de San Isidro, que esta semana autorizó el “take away plus” en algunos bares y cafeterías. Consiste en ubicar sillas en la vereda para que los clientes esperen sentados que les entreguen los productos que se expenden en esos locales.

El “take away plus” en San Isidro. Foto: Luciano Thieberger

En Vicente López esperan los detalles de la normativa para evaluar si consiguen nuevas aperturas. El municipio de Pilar revisa los partes epidemiológicos y espera “directivas de la Provincia” antes de hacer un próximo movimiento. El escenario se repite en todas las comunas del conurbano.

En La Plata, el intendente Julio Garro ya reclamó que se permitan las obras privadas. “Necesitamos que habiliten la actividad bajo protocolos estrictos, que ya tienen los colegios profesionales y cámaras del sector. Hay miles de emprendimientos listos para comenzar o que quieren continuar y no pueden”, escribió el alcalde platense en su cuenta de Twitter.

Mirá también

La Plata (Corresponsalía)

NS

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *