Vivir en “Fase 5”: con pochoclo, más tecno y entradas agotadas, así volvió el autocine a La Pampa

Para Walter Geringer fue un alivio, después de tener cerradas las dos salas de cines de Santa Rosa: una de ellas directamente no reabrirá. El impacto de la cuarentena por el coronavirus ​fue demasiado, aunque La Pampa esté en “Fase 5” y cuente con varias libertades respecto a otros puntos del país. Una de ellas,…

Vivir en “Fase 5”: con pochoclo, más tecno y entradas agotadas, así volvió el autocine a La Pampa

Para Walter Geringer fue un alivio, después de tener cerradas las dos salas de cines de Santa Rosa: una de ellas directamente no reabrirá. El impacto de la cuarentena por el coronavirus ​fue demasiado, aunque La Pampa esté en “Fase 5” y cuente con varias libertades respecto a otros puntos del país. Una de ellas, el regreso del viejo autocine, que ahora es parte de la “nueva normalidad”.

“Esto fue una apertura puntual. Una idea de la Municipalidad, a la que nos convocaron y a la que agradecemos. Pero nuestro objetivo es que reabran las salas de cine”, dijo el empresario, un impulsor de la industria del cine en la capital pampeana.

El predio del autocine se armó en un centro recreativo municipal alrededor de la laguna “Don Tomás”. En las dos primeras jornadas, con doble función con película infantil y otra de terror, se completó la capacidad. Había 300 lugares a un costo de 1000 pesos por auto con un máximo de cuatro personas. Las entradas se sacan online y lo que se vende una parcela para el vehículo.

Geringer explicó que “con la entrada damos un balde de pochoclos, es para recrear el espíritu de la sala de cine”. La programación arrancó el jueves, con primer turno a las 18 y el segundo a las 21.30. “Ugly Dolls”, para chicos, cuando caía la tarde en la ciudad, y “Nueva York sin salida”, una de acción para contrarrestar el frío helado que recorre la región por estos días. Para el viernes quedó una de terror: “La hora de tu muerte”.

Mirá también

Aunque inicialmente iban a utilizar una pantalla de 16 metros por 9 de una sala que cerró hace uno años, la amenaza del viento pampeano obligó a una pantalla LED de alta definición. En las redes sociales se notó el voto positivo a las primeras noches de autocine. “Vimos que la gente se quedó con satisfecha”, afirmó el empresario.

Ana fue en familia, con su esposo Manuel, su hija Cande (7) y el más chico, Laureano (4). “Una experiencia relinda. No es lo mismo que el cine, pero estuvo bueno”, coincidieron.

La programación arrancó el jueves con una peli infantil. Para este domingo, con entrada gratis, se anuncia un film de Manuel Belgrano. (Telam)

Aunque llevaron mate y facturas, Ana reconoció que el pochoclo que iba de regalo con la entrada los tentó. “Y después compramos un waffle y café. Para probar. No nos pareció caro”, resaltó.

Con buen sonido, al que los asistentes tienen acceso luego de sintonizar una FM local, los que tuvieron un plus fueron esos amantes de sus autos y sus respectivos equipos de audio, que crearon el ambiente perfecto en algunos vehículos. Claro que con la de terror se asustaron varios.

La disposición de los vehículos es clave, con los más chicos adelante. (Telam)

“La primer noche con ‘Nueva York sin salida’ algunos autos tenían los equipos de sonido a full, los ecualizaban. Se escuchaban las explosiones desde afuera. Era un formato en 4D”, dijo en broma Geringer.

“Está todo bien organizado, estuvimos una hora antes porque es obligatorio para ordenar el ingreso y la ubicación de los autos. Los vehículos más chicos iban adelante y los más grandes, atrás”, contó Ana, para luego aclarar que cada auto era rociado con un producto desinfectante en el acceso al predio.

Mirá también

Hubo estrictos protocolos de sanidad. Era obligatorio tener barbijos. Y sólo se podía salir de los autos para ir al baño, lo que era vigilado por el personal del autocine. Además de un food truck hubo oferta de helados artesanales. Las papas fritas y las hamburguesas fue lo más vendido. También chocolate y café caliente para desafiar los gélidos grados de la noche santarroseña.

“La meta es reabrir las sala”, recalca Geringer, que es uno de los integrantes de la Federación Argentina de Exhibidores Cinematográficos. “En La Pampa presentamos los protocolos. El objetivo es reabrir las salas de cine para fines de agosto o principios de septiembre”, dijo.

Ese protocolo tiene porcentajes de ocupación de la sala, venta online de entradas y reglas para evacuar la sala.

La Pampa. Corresponsal.

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *