Juan Pablo Auge, el ex combatiente de Malvinas que investigará la causa por el espionaje ilegal

Ni cerca de la estremecedora granizada de fuego aéreo británico que recibía en Moody Brok, en Malvinas, como soldado del Comando de la Décima Brigada.Juan Pablo Auge (58), el juez federal de Lomas de Zamora encargado, ahora, de la investigación de espionaje ilegal, menciona siempre que aquel pavor nocturno no podrá ser equiparado con ninguna situación…

Juan Pablo Auge, el ex combatiente de Malvinas que investigará la causa por el espionaje ilegal

Ni cerca de la estremecedora granizada de fuego aéreo británico que recibía en Moody Brok, en Malvinas, como soldado del Comando de la Décima Brigada.

Juan Pablo Auge (58), el juez federal de Lomas de Zamora encargado, ahora, de la investigación de espionaje ilegal, menciona siempre que aquel pavor nocturno no podrá ser equiparado con ninguna situación mundana. Aún se trate del expediente más pesado del momento que involucra “sérpicos” criollos y la plana política.

Auge había llegado a Puerto Argentino el 9 de abril de 1982. Dos de sus compañeros murieron en los bombardeos al asiento de Moody Brok. Dicen que la experiencia quiebra los ánimos o fija templanza, para siempre. Como sea, el magistrado que remplaza al juez de la departamental lomense, Federico Villena, tendrá que resolver, con mucha presión, la prisiones preventivas de la causa, entre ellas la de Alan Ruiz, ex Director de Operaciones Especiales de la AFI, durante la gestión de Mauricio Macri.

“Será un proceso más. No esperen exposición mediática de Juan Pablo”, explican en sus cercanías. “Es de la vieja guardia; habla por sus fallos”, se encargan de aclarar.

Mirá también

La referencia es porque, como adelantaron a Clarín, en su juzgado Federal, Civil, Comercial y Contencioso Administrativo, se tramitaron 120.000 causas. Obseso del trabajo. Es una definición. La otra es técnica: las tramitaciones son por quiebras, concursos, temas previsionales, laborales, etc. No hay desarrollo penal en ese juzgado. De hecho, Auge es un especialista en derecho civil.

Pero, como estaba subrogando un juzgado penal, quedó a cargo de las actuaciones que la Cámara Federal de La Plata quitó a Villena.

Es el único de la familia Auge que ingresó al Poder Judicial. Empezó como empleado. Después fue secretario del juez Ricardo Ferrer, nieto de Ricardo Balbín. Tal vez por eso, arrastra con cierto carácter filoradical que alguna vez le atribuyeron, sin crédito. Dato: su padre, Juan Pedro “Perico” Auge y su hermano Pedro, fueron presidentes ambos del Colegio de Abogados de La Plata. Siempre con representación política multipartidaria. “Independientes”, como prefieren denominar. Son profesionalistas, dirán para escapar de las rotulaciones. “Liberal puro”, para una mejor definición de aquellos que lo conocen.

Habrá que ver si tiene uñas de guitarrero en causas penales. Los Auge se dedican al comercial y civil. Uñas para el rasgado, el otro, el de fogón, parece tener. Juan Pablo canta en los asados. Es su debilidad. Tanto como el gorgoreo de “Noelia“, que conoció mejores entonaciones con Nino Bravo.

Platense, de City Bell, con platea en la cancha de estudiantes incluida. A principio de 2008 fue designado en Lomas. En tiempos de Pablo Mosca como presidente del Consejo de la Magistratura bonaerense. En aquel momento había preclasificado mejor que sus dos competidores para ocupar el juzgado platense de Ferrer o el de Raúl Miralles. En un pase de manos, finalmente, terminó en el corazón del Conurbano.

Viaje diario desde la capital provincial. Fatigosa empresa, asegura, que limitó su condición de deportista. El magistrado fue un alero voluntarioso. Campeón de básquet en las Olimpíadas del Colegio de Abogados. Con vitrina y todo.

Tres hijos, de dos matrimonios, y el apretujamiento de miles de carpetas en el N° 2, limitaron sus competencias para dedicarse a otras. La reciente, judicial, hace ruido. El expediente que llevaba Villena insinúa detonar cualquier buena relación entre oficialismo y oposición. “En esa no se mete”, ponen a resguardo su investidura. Recuerdan, con interesado propósito, que Auge “en el caso de las tarifas siempre falló igual”, se tratara de congelamientos o habilitación de aumentos. Viniera del kircherismo o del macrismo, insisten por si hiciera falta.

Para los detectores de sentencias: es el juez que denegó la excarcelación a Lázaro Báez. La presentación había sido por la condición de riesgo del preso ante la pandemia del COVID 19.

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *