En abril se perdieron 228.400 puestos de trabajo registrado, pese a que están prohibidos los despidos y hay doble indemnización.

En abril, hubo un derrumbe del empleo registrado. Los datos del Ministerio de Trabajo registraron 228.400 trabajadores menos que en marzo, 185.800 menos en la versión desestacionalizada y 364.000 menos que en igual mes de 2019, según los datos del Ministerio de Trabajo. De 11.983.100 registrados en marzo, disminuyó a 11.754.700 en abril.  Esta pérdida de…

En abril se perdieron 228.400 puestos de trabajo registrado, pese a que están prohibidos los despidos y hay doble indemnización.

En abril, hubo un derrumbe del empleo registrado. Los datos del Ministerio de Trabajo registraron 228.400 trabajadores menos que en marzo, 185.800 menos en la versión desestacionalizada y 364.000 menos que en igual mes de 2019, según los datos del Ministerio de Trabajo. De 11.983.100 registrados en marzo, disminuyó a 11.754.700 en abril.  

Esta pérdida de empleos continuó en mayo porque “el relevamiento de las expectativas respecto a la evolución futura del empleo, continuó siendo negativa, aunque algo menor que lo observado en los dos meses previos”, según la Encuesta de Indicadores Laborales (EIL) del Ministerio.

Mirá también

A partir de estos datos se descuenta que se incluye los asalariados y cuentapropistas informales (“en negro”), la caída del empleo fue aún muy superior. 

Por su parte, en abril la remuneración nominal bruta promedio alcanzó a los $56.837 mientras la mitad de los asalariados fue de menos de $44.846. “En términos reales, teniendo en cuenta la variación del nivel de precios, en abril de 2020 la remuneración promedio cayó 5,1%, frente a igual mes del año anterior y la remuneración mediana disminuyó 2,8%”. .

Con estos números en los primeros 4 meses de este año, la pérdida de empleos afectó a 390.600 trabajadores independientes y en relación de dependencia. De 12.145.300 en diciembre de 2019, en abril se contabilizaron 11.754.700. Y si la comparación se extiende a diciembre de 2017 – cuando había 12.387.300 registrados — la pérdida de empleos formales en este largo periodo de estancamiento, recesión más pandemia y  cuarentena suma la friolera de 632.600 empleos.

Mirá también

Todo esta caída de la ocupación laboral se produjo a pesar que desde el 13 de diciembre del año pasado rige la doble indemnización para los despidos sin causa atribuible al trabajador. Y desde el 31 de marzo la prohibición de despidos.

La pérdida de empleo se debió, fundamentalmente, a la contracción del empleo asalariado privado, que se redujo en 12 meses de 6.126.500   a 5.804.700 : son 321.800 trabajadores menos, equivalente a una caída del 5,3%. Respecto de marzo, son 183.800. trabajadores menos, Con relación abril de 2019, el conjunto de asalariados privados se redujo en 321.800 trabajadores mientras aumentó en el sector público en 30.400 empleados. Entre las trabajadoras de casas particulares la perdida laboral fue de 11.600 trabajadores.

Mirá también

Entre los trabajadores independientes la caída de 47.500 empleos abarcó a todas las categorías: 12.700 menos entre los autónomos, 32.200 menos en Monotributistas, 2.600 menos en monotributistas sociales.

Por actividades, sólo Servicios sociales y de salud pudo sostener una variación interanual positiva en la cantidad de asalariados registrados (+0,1%). El resto de las actividades presentaron caída de empleo en el último año. Los sectores con caídas interanuales más relevantes son: Construcción (-28,3%); Hoteles y restaurantes (-11,2%), Pesca (-5,6%) y Servicios comunitarios, sociales y personales (- 4,4%). Por su parte, la Industria manufacturera y Comercio y reparaciones también mostraron fuertes caídas en sus niveles de empleo (-4,1% y -3,2%, respectivamente)”, destaca el Informe laboral.

A su vez, durante mayo, de acuerdo a la información relevada por la Encuesta de Indicadores Laborales (EIL), continuó la caída del empleo asalariado fue del 0,4% en las empresas privadas de más de 10 trabajadores (en los principales aglomerados del país) lo que equivale a casi 25.000 asalariados formales menos.

Mirá también

Según el Informe de Trabajo, “si bien en mayo se encontraba en plena vigencia el aislamiento social preventivo y obligatorio declarado en el marco de la pandemia del COVID 19, ya se había autorizado la reapertura de algunas actividades además de las declaradas esenciales, a la vez que, en varios sectores y zonas geográficas, pudieron ponerse en marcha mecanismos para adecuarse a las nuevas condiciones. De todas formas, este resultado sigue siendo negativo, registrándose la mayor caída mensual de los meses de mayo, a excepción de mayo del año 2002, cuando el descenso fue del 0,8%”

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *