Leo Costantino, el diplomático que cautivó a Alberto F. y Fabiola, es el nuevo embajador en Francia

Cuando el recién nombrado ministro de economía Roberto Lavagna llegó a Buenos Aires en plena crisis del 2002 a hacerse cargo de la cartera más caliente, lo esperaba un joven diplomático en el aeropuerto de Ezeiza, con excelente educación, en nombre del protocolo oficial. El secretario Leo Costantino no imaginaba entonces que ese encuentro con…

Leo Costantino, el diplomático que cautivó a Alberto F. y Fabiola, es el nuevo embajador en Francia

Cuando el recién nombrado ministro de economía Roberto Lavagna llegó a Buenos Aires en plena crisis del 2002 a hacerse cargo de la cartera más caliente, lo esperaba un joven diplomático en el aeropuerto de Ezeiza, con excelente educación, en nombre del protocolo oficial.

El secretario Leo Costantino no imaginaba entonces que ese encuentro con alguien que nunca había visto en su vida antes iba a cambiar su destino: lo iba a transformar en su secretario privado y su jefe de gabinete en pleno default. Hoy ha sido elegido como el nuevo embajador en París, donde es diplomático hace seis años.

Este politólogo formado en la Universidad Católica Argentina, nació en junio de 1970. José y Anunciación, sus padres, hicieron un enorme esfuerzo para educarlo en los mejores lugares, cursó el posgrado en relaciones internacionales en Flacso y tiene fluido dominio del francés e inglés. Fue nominado personalmente por el presidente Alberto Fernández para ser el reemplazante de Mario Verón Guerra, otro embajador de carrera y ex representante ante la Unión Europea, en la capital francesa.

El actual jefe de estado lo conoció cuando era el jefe de gabinete de Néstor Kirchner y Costantino llegaba a la Casa Rosada, acompañando al ministro Lavagna, y organizaba los viajes ministeriales junto al presidente.

Mirá también

En la visita de dos días de Fernández a Paris, Costantino fue designado para acompañarlo e él y a su pareja Fabiola Yañez .El jefe de estado quedó encantado por la capacidad de convocatoria del ministro de segunda Costantino en un desayuno de trabajo con los empresarios de Total, Peugeot, Renault, y Dassault ,todos inversores en la Argentina, durante su visita.

Fabiola, la primera dama, y el presidente se impresionaron por los conocimientos de Costantino de la historia francesa y su patrimonio. Con dedicación, clases de teatro amateur, horas de profesoras, Costantino habla francés como un nativo, después de seis años en Francia como representante de inversiones y comercio en la embajada argentina de la Rue Cimarosa. En sus escasas tardes libres, fue el guía que condujo a la delegación argentina en París mostrando la ciudad.

Fernández lo citó en la Casa Rosada y , en pleno inicio de la pandemia, el ministro Costantino llegó desde Paris de urgencia. Le anunciaron su designación sorpresiva, cuando el creía que el nuevo embajador en Paris sería Archibaldo Lanús, a quien admira profundamente y que fue años el representante argentino en Francia. El coronavirus lo varó en Buenos Aires hasta ahora, cuando fue autorizado su regreso.

Mirá también

Acaba de llegar a París en un vuelo de repatriación y asumirá sus funciones el martes, luego que la embajada quedara en manos del ministro Gabriel Taboada como encargado de negocios. La presentación de cartas credenciales ante el presidente Emmanuel Macron dependerá del Covid-19 y sus circunstancias. Pero ya ha sido aceptado el placet por Francia y fue firmado el decreto de designación por el gobierno argentino.

Soltero, con muy buenas conexiones con el empresariado francés, el personal de la embajada y la cultura francesa, Costantino llega como embajador a enterrar la grieta que divide a los argentinos en Paris y a abrir las puertas de la embajada para todos.

“La embajada argentina estará en el centro de la vida política, social, económica y cultural del país, vinculando a Argentina con Francia, con quien tenemos relaciones históricas y amistosas. Celebraremos nuevamente todos juntos esos 25 de Mayo históricos en el patio de la embajada, que es la casa de todos. Más que presupuesto, se necesita imaginación y creatividad, diálogo para volver a estar todos juntos. La embajada debe ser la vidriera argentina en Francia” dijo Costantino a Clarín.

Mirá también

Leo Costantino tiene a su favor que el presidente Macron y su colega, Fernández han construido en sus pocos encuentros y llamadas por teléfonos “una relación de confianza mutua y excelente sintonía”.

El jefe de estado francés considera a Fernández un moderado frente a la extravagancia y los incidentes con el presidente brasileño Jair Bolsonaro . Comparten con Macron su pasión por la música, la literatura y la política.

Para la fiesta nacional del 25 de Mayo, el presidente Macron le envió un mensaje de felicitación a Alberto F. En él se alegró de haberlo recibido en Paris el 5 de febrero “y escribir con usted una nueva página en la relación entre nuestros dos países,unidos por una amistad y valores compartidos”.

“En materia económica, nuestros dos países comparten multitud de intereses, como lo demuestra la constante presencia e inversiones de diferentes empresas francesas en Argentina. Espero poder continuar nuestro diálogo sobre las formas de fortalecer estos intercambios, así como los otros esfuerzos que apoyamos, para reestructurar la deuda argentina” escribió Macron.

Costantino continuará con “el tándem cultural cruzado” entre ambos países en la temporada 2022-2023, tras superar los problemas que ha traído el Covid-19 y sus consecuencias.

El nuevo embajador tendrá a su cargo 35 empleados y 8 diplomáticos y preferirá “una estructura radial antes que vertical” en su conducción. “El personal local espera ansioso un mejor trato con esta nueva designación” dijo Eduardo Carballido, un “histórico” de la embajada y a cargo de la Galería Argentina.

Después de casi siete años en Paris , el nuevo representante argentino es querido y respetado en la embajada. Participa en el Círculo Carpeaux ,que auspicia los talentos en la Opera de París, en el Louvre y es socio del Cercle de L´Únion Interrallie, que nació como un lugar de entendimiento tras la Primera Guerra Mundial, donde hoy se reúnen políticos, economistas y diplomáticos en sus salones y espléndidos jardines en el Faubourg St Honoré, al lado del palacio del Eliseo.

El embajador Costantino se alojará en la residencia argentina de la avenida Foch, que al igual que la embajada en la rue Cimarosa, va a ser desinfectada porque fue afectada por la epidemia de coronavirus en Francia.

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *