Cuarentena por el Coronavirus: dejaron de controlar a quienes usan el sistema PASE en las autopistas

La cantidad de autos que ingresan a la Ciudad de Buenos Aires por las autopistas se redujo casi en un 20% en comparación con los que llegaban la semana pasada, cuando no se cobraba peaje por el uso de las vías rápidas. Eso ocurrió a pesar de que el gobierno porteño dejó de controlar en…

Cuarentena por el Coronavirus: dejaron de controlar a quienes usan el sistema PASE en las autopistas

La cantidad de autos que ingresan a la Ciudad de Buenos Aires por las autopistas se redujo casi en un 20% en comparación con los que llegaban la semana pasada, cuando no se cobraba peaje por el uso de las vías rápidas. Eso ocurrió a pesar de que el gobierno porteño dejó de controlar en las casillas de pase automático la documentación que autoriza a circular durante la cuarentena​ por el coronavirus.

Los datos oficiales son elocuentes:

  • El lunes 18, el último día en que no se cobró peaje, entraron 90.100 vehículos por autopistas a la Ciudad. Fue un 5% más que el lunes 11 y un 46% menos que un lunes de tránsito habitual, anterior a la cuarentena.
  • El martes 19, ya con cobro de peajes, la tendencia cambió: ingresaron 79.500 autos, un número 10% inferior que el del martes anterior y un 55% menos que los martes anteriores al aislamiento.
  • El jueves 20, esa caída se vio más todavía. Se registraron 75.100 pasadas en los ingresos por autopistas a la Ciudad, que representan un 18% menos que el jueves anterior y un descenso del 57% respecto a un jueves previo a la cuarentena, cuando ingresan 176.300 autos.
Mirá también

Esa caída en los ingresos fue acompañada por una decisión no comunicada por el Ejecutivo, pero sí percibida rápidamente por los usuarios de las autopistas. Desde el martes, los agentes de tránsito porteños ya no piden el permiso de circulación a quienes usan el sistema PASE, que funciona con una oblea adherida al parabrisas y permite pasar rápido por las ventanillas y pagar sin usar efectivo. Ese detalle no pasó por alto entre los automovilistas. Según admiten en el Gobierno, en solo dos días de esta semana se sumaron al sistema de PASE más de 1.600 personas.

En la Ciudad admiten que hubo una decisión de dejar de controlar a quienes usan las vías rápidas. “El que usa el PASE sabe que el sistema lo obliga a tener un domicilio fijo, asociado a una tarjeta de crédito y a un DNI y la patente de un auto. Es difícil que alguien que comete una contravención como ingresar sin permiso se arriesgue a usar un sistema que lo identifica tanto”, explicó un funcionario a Clarín.

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *