Coronavirus en Argentina: “Que no nos dejen volver es un delito de lesa humanidad”, dice el hombre que se encadenó en Sudáfrica

La impotencia, incertidumbre y desesperación llevaron a Daniel Tavormina a encadenarse en la puerta de la embajada argentina en Pretoria, Sudáfrica, e iniciar una huelga de hambre por la falta de respuesta de la Cancillería para devolverlo al país. Hace casi dos meses que Tavormina está varado allí y su situación, como la de ochenta…

Coronavirus en Argentina: “Que no nos dejen volver es un delito de lesa humanidad”, dice el hombre que se encadenó en Sudáfrica

La impotencia, incertidumbre y desesperación llevaron a Daniel Tavormina a encadenarse en la puerta de la embajada argentina en Pretoria, Sudáfrica, e iniciar una huelga de hambre por la falta de respuesta de la Cancillería para devolverlo al país. Hace casi dos meses que Tavormina está varado allí y su situación, como la de ochenta argentinos, es un incógnita.  

“Vine con mi esposa por diez días. Llegamos a Sudáfrica el 13 de marzo, teníamos pasaje de vuelta para el 27 de marzo y ese día nos dijeron que habían cerrado Ezeiza”, expresa el porteño de 57 años, que se encuentra con su mujer Eve, de 57. “La situación es insostenible, me encadené a la puerta de la embajada porque siento que esto ya paso a mayores y me siento totalmente desprotegido y totalmente coartado mi derecho a la libertad y a la vida”.

Tavormina, que es de Caballito y que tiene un negocio en el barrio de Once, cuenta: “Tuvimos posibilidades para volver al país, con tres vuelos programados para el 30 de marzo, el 1ª y el 3 de abril, todos por LATAM, pero Ezeiza estuvo cerrado y el Gobierno argentino no permitía el ingreso de nadie”.

Daniel Tavormina (con la remera de la Selección) junto a un grupo de argentinos reclamando por volver. “Mi mamá tiene cáncer, esta muy enferma, necesito volver”, afirma.

Sin consuelo, Tavormina dice que se siente “desprotegido y sin ayuda. Estoy secuestrado, no nos dejan hacer nada y en Buenos Aires tengo todo: un negocio, mis hijos, mis padres, todos”, exhala con desesperación. “Mi mamá tiene cáncer, está muy enferma y mal, y yo estoy muy lejos”. Sin encontrar salida, decidió la medida extrema:  “Comencé esta huelga de hambre pero no se si voy a poder seguir porque acá la situación es demasiado hostil y la policía es muy dura”.

Mirá también

Desde el lugar donde se encuentra encadenado, junto con otros argentinos, Tavormina está convencido de estar “totalmente olvidados, no tenemos ninguna respuesta de nada, de nadie. El hecho que no nos dejen volver a nuestro país es un delito de lesa humanidad”-

Además sufrieron dos robos a mano armada producto de la inseguridad del lugar donde se encuentran. “Ya no sabemos más qué hacer. Desde hace casi dos meses que estamos aquí y estuvimos con gente de todo tipo de nacionalidades, europeos, norteamericanos, sudamericanos y todos pudieron volver sin ningún tipo de problema. ¿Qué pasa con nosotros?“.

Tavormina se pregunta “por qué todos los gobiernos querían que sus ciudadanos volvieran a sus casas menos el argentino. Me hicieron perder tres vuelos y nos dejan acá tirados, totalmente desamparados”.

El panorama no es muy alentador para el grupo de argentinos en Pretoria. “Ahora se habla de un vuelo de repatriación por la aerolínea de Qatar Airways donde nos quiere cobrar 4.000 dólares por persona. ¿Cómo hacemos?”.

Mariano, otro argentino varado, dice que estaba yendo a ver a Tavormina a la Embajada “para ver cómo se encuentra, en qué condiciones y a llevarle agua. Él está muy abocado a hacer esta protesta y la situación es preocupante, a tal punto que su mujer, Eve, se desmayó de los nervios”,

Lo que informó Mariano es que pudieron acceder a Cancillería, que habría deslizado que “el vuelo de repatriación sería en dos meses, lo que nos parece totalmente abusivo y habla de la negligencia del Gobierno para atender esta situación. No quieren que volvamos, no entiendo por qué, y esa situación nos desespera”.

PS

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *