Coronavirus en España: los deportistas argentinos ya sufren la ola de recortes

La crisis del coronavirus ​ya está golpeando los ingresos y contratos de numerosos deportistas argentinos en España. Debido a la parálisis de toda la actividad deportiva y con el fin de evitar un colapso financiero, decenas de clubes españoles de fútbol, básquet, handball o vóley comenzaron en los últimos días a aplicar recortes y suspensiones…

Coronavirus en España: los deportistas argentinos ya sufren la ola de recortes

La crisis del coronavirus ​ya está golpeando los ingresos y contratos de numerosos deportistas argentinos en España. Debido a la parálisis de toda la actividad deportiva y con el fin de evitar un colapso financiero, decenas de clubes españoles de fútbol, básquet, handball o vóley comenzaron en los últimos días a aplicar recortes y suspensiones temporales en sus planteles profesionales. Y entre los afectados hay numerosos argentinos, incluyendo jugadores de las selecciones masculinas de handball y básquet y la femenina de fútbol.

Según trascendió en medios españoles, el Barcelona está negociando con Messi y el resto del equipo azulgrana una reducción de salarios. Pero el primer club en anunciar sus planes de suspender temporalmente contratos fue el Ademar León, donde militan tres “Gladiadores”: Federico Vieyra, Gonzalo Carou y Pedro Martínez Camí. También se ve afectado el español Manolo Cadenas, entrenador de la selección argentina de handball y del equipo leonés al mismo tiempo.

Mirá también

El instrumento que se está aplicando en la mayoría de los casos es el ERTE (Expediente de Regulación de Empleo Temporal). El mecanismo, habitual en España, permite suspender temporalmente los contratos debido a causas excepcionales. Durante ese tiempo, los empleados perciben un seguro de desempleo que paga el Estado en un rango entre los 500 y 1.400 euros por mes. Una vez finalizado el plazo, vuelven a incorporarse a la empresa o el club.

Vieyra, Carou y Martínez Camí se encontrarán en esta situación si las autoridades laborales aceptan el ERTE presentado por Ademar León el 16 de marzo. “Nos tomó un poco por sorpresa y obviamente nos va a perjudicar en lo económico. Es como que te tiran al paro, te mandan a lo que es el seguro de desempleo”, señaló Vieyra a Clarín. “Pero se entiende que es una situación complicada para todos. Es una emergencia”, indicó el lateral derecho argentino, quien participó en los Juegos Olímpicos de 2012 y 2016.

También otros clubes de la Liga Asobal de balonmano como el Benidorm, donde juegan los argentinos Pablo Simonet (que pasará al Liberbank Cuenca), Mauricio Basualdo y James Lewis Parker; el Helvetia Anaitasuna (con Franco Daniel Gavidia y Guillermo Fischer); Nava o Cangas solicitaron esta medida para paliar la crisis económica desatada por el Covid-19, que ya provocó más de 2.700 muertes y 40.000 contagiados en España.

Mirá también

El handball está sufriendo una catarata de solicitudes de ERTE, pero la situación se repite en otros deportes. En la Liga ACB de básquet, clubes como Zaragoza, donde juega el subcampeón mundial Nicolás Brussino, Fuenlabrada (con Nicolás Richotti) y Estudiantes ya solicitaron este mecanismo.

En el caso del fútbol masculino, la mayoría de los ERTE se limitan de momento a la Segunda B, la tercera categoría en España. En esta división, son más de 15 los clubes que están suspendiendo temporalmente los contratos de sus futbolistas. Los equipos más poderosos, por su parte, están evaluando caminos alternativos. El Barcelona estaría preparando un ERTE para sus empleados y a los jugadores solicitará una rebaja voluntaria para reducir una mesa salarial que supera los 600 millones de euros.

En el fútbol femenino, en cambio, ya son dos los clubes de primera división que se acogieron a este mecanismo: el Sporting de Huelva, donde juega la mundialista argentina Florencia Bonsegundo, y Granadilla.

Mirá también

“No es normal todo esto”

 Vieyra, una pieza importante de la selección argentina de handball desde hace años, es uno de los numerosos deportistas que se están viendo afectados por la crisis. En diálogo con Clarín, el lateral cuenta la situación que está atravesando. Además, anuncia el probable final de una etapa en el Ademar León.

-¿Cómo fue que les comunicaron el ERTE?

-El club nos mandó un mail diciendo que nos iban a enviar el ERTE después de todo lo que pasó. Nos tomó un poco por sorpresa. No sabíamos muy bien tampoco qué era un ERTE, sobre todo los chicos argentinos. Ahí empezamos a buscar información. Nos va obviamente a perjudicar en lo económico. Es como que te tiran al paro, te mandan a lo que es el seguro de desempleo. Y esa diferencia con tu salario depende del empleador si te la va a querer pagar o no.

-¿Hay alguna negociación en marcha con el club?

-El capitán habló con el presidente pero no le dio demasiadas definiciones. Nosotros al día de hoy no tenemos ninguna otra notificación. Esto sería con carácter retroactivo al 14 de marzo, pero tampoco sabemos cómo va a ser este medio mes que nosotros cobremos. La verdad es que es una situación rara, especial. Hay que esperar un poco a ver cómo se resuelve. Sabemos, por lo que vemos en las noticias, que muchísimas empresas de todos los sectores hicieron este pedido y también otros clubes de la Liga Asobal.

-¿Comprendés esta medida o hubieras deseado que se busquen otras soluciones?

-Se entiende obviamente, es una situación complicada para todos. Es una emergencia, es algo que no es normal que pase todo esto. Nadie se lo esperaba. Después de todo esto habrá una gran crisis económica a nivel mundial, no solo en España. Por ahí me gustaría saber un poco más cómo está la situación del club como para opinar. Lo único que sabemos es que van a pedir el ERTE.

-En tu caso, esta suspensión parece haber frenado tu recuperación después de la operación que tuviste el año pasado por la arritmia cardíaca.

-Justo apareció el coronavirus en mi mejor momento. Antes de que estalle todo esto se jugó la Copa del Rey en Madrid y la verdad es que ahí hice mis mejores partidos. Desde mediados de febrero había empezado a tener más minutos, a jugar en buen nivel, me sentía bien. Todo esto me lo paró. Espero seguir en esa dinámica cuando se vuelva a la competición.

-¿Cómo estás viviendo la cuarentena?

-El preparador físico nos dio unas rutinas y estoy haciendo ejercicios en casa. Tengo un garaje en el subsuelo y me voy a correr ahí, que es bastante amplio. Pero no es lo mismo que estar entrenando para la alta competición. Y por lo demás estamos tratando de ser muy responsables. Saliendo solo al supermercado, tratando de hacer compras grandes para no tener que ir todos los días. Mentalmente desgasta. Pero de a poco nos vamos adaptando con mi mujer y el nene de dos años y medio. Es duro pero se va pasando. Vemos mucha tele, jugamos con el nene, tratamos de cocinar mucho… También estamos viendo las noticias y estamos preocupados. No queremos que Argentina pase por lo mismo que se está viviendo acá. Ojalá que virus no llegue con tanta violencia allá, porque Argentina vive una situación delicada y si encima le metemos el coronavirus puede ser algo muy grave.

-¿Vas a continuar en el Ademar?

-En el Ademar creo que no, prácticamente no voy a continuar. Nadie me dijo que no pero tampoco me dijeron que sí. Se pudo haber cumplido un ciclo, ya llevo cinco años aquí. Me podría venir bien un cambio de aire. Así que estoy viendo y definiendo qué va a ser de mi futuro. Me gustaría seguir en Europa un tiempo más.

Madrid. Corresponsal.

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *