Provincia: una revaluación inmobiliaria con efecto expansivo en Bienes Personales y tasas municipales

Si los apremios espumantes de fin de año habilitan la lectura detenida, párrafo por párrafo, los legisladores bonaerenses que tramitan la Ley Fiscal con promedios de aumento del 55% en el Inmobiliario habrán de advertir que el proyecto oficial plantea una actualización de las valuaciones fiscales básicas en 1,2 puntos para el Urbano y del 1,3…

Provincia: una revaluación inmobiliaria con efecto expansivo en Bienes Personales y tasas municipales

Si los apremios espumantes de fin de año habilitan la lectura detenida, párrafo por párrafo, los legisladores bonaerenses que tramitan la Ley Fiscal con promedios de aumento del 55% en el Inmobiliario habrán de advertir que el proyecto oficial plantea una actualización de las valuaciones fiscales básicas en 1,2 puntos para el Urbano y del 1,3 en el Rural.

Esa variación repercutirá en nuevo incremento, aunque leve, en Bienes Personales, un gravamen nacional, e incluso en la tasa municipal.

Es decir, que el paquete impositivo en la Provincia tendrá carácter expansivo. De aprobarse, habrá tarea para los contadores. Primero consultar el manual: hay dos formas de modificar un impuesto en Buenos Aires. Por valuación fiscal del inmueble o por cambio en las alícuotas de esa propiedad.

Mirá también

Si se hace modificando las alícuotas sólo tiene consecuencias para el Inmobiliario Provincial. Hasta ahí todos tranquilos. Pero si se modifican a la vez las valuaciones fiscales y la Base Imponible, repercutirá en Bienes Personales y en la tasa de red vial que aplican las comunas o de servicios municipales. En estos casos consideran la valuación fiscal provincial como parámetro de cálculo.

La Base Imponible se constituye con la valuación del inmueble, o una parte de ella. Habitualmente se toma una parte (0,80; 0,90; o similar). Ahora saltaría a 1,2 en un caso y 1,3 en el otro.

¿Tecnicismo? Seguro. Por ahí también se llega a su bolsillo, dirían los especialistas.

Resulta de uso y costumbre en Bienes Personales, para evaluar las propiedades del contribuyente, como parámetro, que la valuación fiscal de los inmuebles no puede ser inferior a la Base Imponible aplicada en el Impuesto Inmobiliario provincial. Es práctica común.

Mirá también

En esta oportunidad, la Base Imponible va a ser más alta que la valuación fiscal. Eso en la Provincia no había sido efectuado nunca de tal forma. En consecuencia, en el proyecto de reforma de Ley Fiscal presentado por Axel Kicillof se actualizan las valuaciones fiscales en 1,2 para el Urbano y 1,3 el Rural. A partir de ese dato se arman los coeficientes en la tablas respectivas.

Esta alteración es una novedad. “La suba de la valuación más Base Imponible es lo que produce los aumentos, porque produce un salto en la escala, lo que implica tributar una alícuota mayor”, según la explicación del tributarista Agustín Sastre.

Confirmado. Hay un retoque, entonces.

Claro que no es el ítem más importante de la controversia entre Kicillof y la oposición en la Legislatura. La disputa está en el incremento del Inmobiliario Urbano por encima de la inflación 2019. El gobierno intenta aplicar un esquema de segmentación progresivo que prevé 50% cuando se trate de inmuebles cuya valuación fiscal correspondiente al año 2019, sea superior a pesos 498.021 pesos hasta 680.877 pesos, inclusive, y el 75% cuando resulte superior a pesos 680.877 pesos. En ambos renglones quedarían comprendidos más de la mitad de las partidas.

Mirá también

Juntos por el Cambio plantea un “par a par” con la inflación del año que se fue. Desaparecería el 75%. Kicillof resiste. Este jueves recibe a los intendentes de JpC en la Gobernación. Habría un gesto del Ejecutivo: eliminación de un artículo por el cual la Provincia se quedaba con el 20% de la Patente de autos modelos 2009. Hasta ahora, la totalidad del tributo para vehículos “viejos” era percibido por los municipios.

También habría alguna conversación informal de la Gobernación con los presidentes de bloque de JpC, Roberto Costa (Senado) y Maxi Abad (Diputados) para avanzar en alguna fórmula que permita consensuar el carácter del aumento en la franja superior. Es decir de aquellos con mayor poder contributivo. En el Rural la cuestión es menos rígida porque el 75% de aumento llega a las partidas que registran más de 2.000 hectáreas y 3.000.000 de pesos de valuación fiscal. Son 200 productores agropecuarios los que quedan expuestos.

Algo de ese repaso se evaluó el lunes, en la residencia oficial del gobernador, en La Plata, donde asistieron Sergio Massa, la vicegobernadora Verónica Magario, Teresa García (Gobierno), el presidente de Diputados, Federico Otermín, y los jefes de bloque Facundo Tignanelli (Diputados) y Gervasio Bozzano (Senado).

Resultado: el proyecto, esta vez, será ingresado por la Cámara baja. Allí, el Frente de Todos dispone de mayoría simple, necesaria para la media sanción de la ley. No obstante, Kicillof deberá afinar el conteo previo. El viernes, después del tratamiento fracasado en el Senado, el peronismo intentó reunir quórum en Diputados, un trámite que parecía seguro, pero la ausencia de dos legisladores propios hizo caer la sesión. Algunas tirrias políticas internas desacomodaron los planes. Los intendentes protestan por la “cerrazón” en las decisiones de Kicillof.

El PJ, en forma orgánica, todavía no aportó apoyo explícito, con letra, al proyecto de Ley Fiscal.

Demasiado embrollo político para una propuesta que se parece mucho a la ley impositiva de 2018 (N° 14983) que le aprobaron a María Eugenia Vidal. La ex gobernadora también estableció topes segmentados por valuación con aumento de hasta 75% para el Ínmobiliario Urbano Edificado.

Kicillof asegura que su antecesora había comprometido apoyo de gobernabilidad en varias charlas telefónicas. En plena festividades, pensaba hablarle de la revaluación 2017 que realizó Cambiemos, y de los aumentos impositivos pasados. Se quedó sin tono. Amargamente se quejó que su interlocutora estaba en París, de descanso en compañía del periodista Enrique Sacco. Un rato después, Teresa García se encargó de poner una gota furiosa de inquina: “No enteramos por las revistas del corazón”.

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *