Lavagna propone una restructuración “técnica”de la deuda con el FMI

En su paso de campaña por la fábrica Inoxpla, ubicada en la localidad de Olmos, cerca de La Plata, el precandidato presidencial por el frente Consenso Federal, Roberto Lavagna, propuso una nueva negociación con el FMI sobre los términos de pago acordados por el gobierno de Mauricio Macri.A repecho de los muestreos que lo ubican…

Lavagna propone una restructuración “técnica”de la deuda con el FMI

En su paso de campaña por la fábrica Inoxpla, ubicada en la localidad de Olmos, cerca de La Plata, el precandidato presidencial por el frente Consenso Federal, Roberto Lavagna, propuso una nueva negociación con el FMI sobre los términos de pago acordados por el gobierno de Mauricio Macri.

A repecho de los muestreos que lo ubican distante de la polarización electoral entre oficialismo y la fórmula Fernández-Fernández, el ex ministro de Economía advierte que “habrá que ir a reestructurar la deuda, pero con una negociación técnica seria, de defensa de los intereses nacionales”.

Newsletters Clarín

Lo que tenés que saber hoy | Las noticias más importantes del día para leer en diez minutos

De lunes a viernes por la mañana.

Recibir newsletter

“Hay que ir a renegociar y reestructurar los plazos de vencimiento de la deuda, ellos saben que Argentina tiene que pagar -entre el 2021 y el 2022- 57 mil millones de dólares y habrá que ir a reestructurar la deuda, pero no con la actitud de preguntar ¿dónde firmo?, como hizo este gobierno”, dijo Lavagna.

Sugiere, en cambio, “una negociación técnica seria, de defensa de los intereses nacionales”. Intenta ubicarse en el lugar profesional del manejo de la economía, el flanco débil del gobierno, con el antecedente de haber reestructurado la deuda con el FMI durante la gestión de Néstor Kirchner, con una quita importante en el monto total de ese compromiso.

Lavagna estuvo acompañado en su recorrida por el precandidato a gobernador bonaerense de esa fuerza, Eduardo “Bali” Bucca.

El candidato refirió que la negociación de esta reestructuración de la deuda no debe ser usada “como un bombo para la política interna, para hacer política barata”. Sin destinatario, por ahora.

En otro de los abordajes en la rueda de prensa, Lavagna mencionó que si resulta electo una de sus medidas prioritarias será “subir el salario mínimo, vital y móvil, lo que beneficiará a entre 300 mil y 500 mil personas y eso expandirá la economía; operará como un piso dentro del sistema”. No habló de los recursos para esa ampliación salarial.

“Y esto es lo que acaba de anunciar el gobierno, que nos está copiando, aunque lo copia sin convicción”, insistió. Desde el Frente de Todos “también nos copiaron esta idea, nos copian desde los dos lados”, reclamó por el copyright.

Distendido, con campera y fuera del estilo atildado habitual de su vestimenta, Lavagna repasó que el país ha vivido “ocho años de estancamiento, con una caída en los últimos 2 años, pero tanto el gobierno anterior como este cometieron errores”.

“Uno (en alusión al kirchnerismo) apostó al consumo pero se olvidó que alguien debía producir y así empezó el proceso inflacionario; y este gobierno apostó a la inversión pero nadie invierte en un país sin demanda y la plata buscó la rentabilidad afuera”, manifestó a manera de fracaso de gestión.

Hasta se permitió la ironía: “Hubo lluvia de inversiones, pero desde Argentina para afuera”. El riesgo permanece –de acuerdo con su diagnóstico- con la fuga de capitales.

No se sabe si es por la recurrencia a promesas de campaña o mera convicción, Lavagna incorporó la baja de impuestos para las pequeñas y medianas empresas que “invierten y toman personal”. “Estos dos requisitos deben cumplirse para avanzar con un plan de reactivación de la producción”, completó.

Después apareció la contradicción mayor de este comicio. El alto grado de rechazo de la imagen de Macri y de Cristina Kirchner (como referencia de la fórmula con Alberto Fernández), con el acompañamiento en las proyecciones electorales casi excluyentes de ambas fuerzas, superiores al 75% de los votos en las primarias, al menos. La “anomalía” que señala Dick Morris, el antiguo consultor de Bill Clinton.

Según Lavagna esa polarización “es la oferta. La demanda es distinta y hay muchos que prefieren no tener que votar ni el gobierno anterior ni este, que dicen no queremos optar entre lo malo o lo peor y buscan otra cosa”, explicó el candidato.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *