El Gobierno le responde a Alberto Fernández: “Vamos a debatir, es lo que corresponde”

“Vamos a debatir. Es lo que corresponde”. La respuesta oficial de la administración de Mauricio Macri no se hizo esperar, luego de que Alberto Fernández explicitara que quería discutir propuestas con el Presidente. La posición del Ejecutivo no sorprende. El Gobierno impulsó la ley 27.337 que obliga a un debate presidencial antes de la elección general…

El Gobierno le responde a Alberto Fernández: “Vamos a debatir, es lo que corresponde”

“Vamos a debatir. Es lo que corresponde”. La respuesta oficial de la administración de Mauricio Macri no se hizo esperar, luego de que Alberto Fernández explicitara que quería discutir propuestas con el Presidente. 

La posición del Ejecutivo no sorprende. El Gobierno impulsó la ley 27.337 que obliga a un debate presidencial antes de la elección general y a otro antes de un hipotético balotaje. La sanción tuvo el apoyo del Frente Renovador -hoy, dentro del Frente de Todos- y del peronismo federal.

Newsletters Clarín

Lo que tenés que saber hoy | Las noticias más importantes del día para leer en diez minutos

De lunes a viernes por la mañana.

Recibir newsletter

En la Casa Rosada evitaron hacer interpretaciones formales de las razones de Alberto Fernández para cambiar de parecer. En un principio había sugerido que no tenía sentido debatir con un mentiroso, en referencia al Presidente. “No opinamos sobre lo que dicen los demás. Estamos muy enfocados en nuestro trabajo”, explicaron en Casa Rosada ante la consulta de Clarín.

El pedido del ex jefe de Gabinete de Néstor y Cristina Kirchner llega un día después del desafío de Axel Kicillof a María Eugenia Vidal para debatir. En la gobernación bonaerense señalaron que lo evaluaran después de las PASO y recordaron que la mandataria provincial siempre debatió. Sin embargo, sin ley que los obligue, evitaron confirmar un hipotético debate.

Así como en La Plata interpretaron el pedido de Kicillof como un síntoma de la paridad en las encuestas, en Balcarce 50 sostienen por lo bajo que en el Frente de Todos hay desconcierto.

A nivel nacional y en la Provincia, en las últimas semanas, varios ministros salieron al cruce de los dichos de los candidatos opositores en Twitter. El ministro de Hacienda Nicolás Dujovne, por ejemplo, cruzó a Alberto Fernández, que había sostenido que Cristina había dejado su mandato con 1.8 de déficit fiscal. La respuesta del funcionario produjo un largo ida y vuelta con el candidato. En la Casa Rosada no todos juzgaron esa intervención como una buena estrategia. “Es darle entidad a las mentiras que dicen y además es verdad que hicimos bien en ajustar, pero la economía no es nuestro fuerte”, reconocía un funcionario del Ejecutivo.

En la Provincia, esa estrategia se repite con mayor intensidad. Hernán Lacunza (Economía) Andrés Scarsi (Salud) y Juan Scarsi (Salud) han tenido largos debates tuiteros con los candidatos de la Provincia y hasta con Alberto Fernández.

Macri se siente cómodo en los debates a los que asistió de manera regular desde su salto a la política, en 2003, en la Ciudad. La única excepción fue en 2011, cuando revalidó su mandato evitó dialogar en un balotaje con Daniel Filmus, que antes de la primera vuelta no había querido participar de uno con todos los candidatos en TN por ser una señal del Grupo Clarín.

En 2015, capitalizó la ausencia de Daniel Scioli al primer debate y se mostró más firme en el anterior al balotaje que lo consagraría, cuando cuestionó al entonces gobernador. “En qué te han convertido”, dijo antes. 

Antes de cada debate, el equipo de discurso del PRO  prepara al candidato durante días y presta atención a los detalles gestuales, como el beso de Macri a su esposa Juliana Awada que sirvió para contrastarlo con la frialdad de Scioli y Karina Rabolini. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *