Luna Mendoza: fue dada de alta tres veces, murió en la cuarta internación y un año después no hay imputados

Luna Desiree murió el domingo 8 de febrero del año pasado en un hospital de Capilla del Señor. Tenía 5 años. Su mamá, Milena Anabel López, de 24 años, acusó en ese momento de mala praxis a la institución donde fue tratada poco antes por una enfermedad, y a los médicos que la atendieron. En la causa,…

Luna Mendoza: fue dada de alta tres veces, murió en la cuarta internación y un año después no hay imputados

Luna Desiree murió el domingo 8 de febrero del año pasado en un hospital de Capilla del Señor. Tenía 5 años. Su mamá, Milena Anabel López, de 24 años, acusó en ese momento de mala praxis a la institución donde fue tratada poco antes por una enfermedad, y a los médicos que la atendieron. En la causa, ella cuenta que llevó a su hija tres veces para que la vieran por una fiebre persistente. Quienes asistieron a Luna recomendaron que “tomara ibuprofeno e hiciera reposo”. La nena falleció cuando Milena, desesperada, la llevó por cuarta vez al mismo hospital.

Ahora, a poco de cumplirse un año de la muerte de Luna, su familia asegura que la causa por mala praxis está completamente parada. “No hay acusados. Sólo declaró un médico acusado pero solo como testigo”, comentó a Clarín Juan Pablo Fernández, abogado de la familia, que además aseguró que la fiscalía de Capilla del Señor “no está actuando correctamente”.

El último reporte médico del 26 de diciembre pasado -que es un informe histopatológico realizado por la Policía científica de Zárate-Campana- comprobó la sepsis generalizada en el cuerpo de Luna. Esto ocurre cuando las sustancias químicas liberadas en el torrente sanguíneo para combatir una infección desencadenan una inflamación en todo el cuerpo. En consecuencia, pueden ocurrir cambios que dañen varios sistemas. Los órganos dejan de funcionar correctamente, lo que puede causar la muerte.

“Hace un año que estamos esperando que la fiscalía de Capilla del Señor mande el informe a Departamento Forense de La Plata para definir las imputaciones pero por alguna razón no la mandan. No sabemos si no hay recursos o no la quieren enviar. Esto no le cierra a nadie”, comenta Fernández para criticar el accionar de la fiscalía descentralizada de Exaltación de la Cruz a cargo de Alí Ahuad.

La autopsia comprobó que sufrió una sepsis generalizada.

El abogado aseguró que hay suficientes elementos para empezar a imputar a los acusados pero que en la fiscalía “no hacen nada”. “Se escudan con que tienen que hacer nuevos exámenes y así la causa no avanza”.

La familia de Luna está desesperada. La mamá, Milena, contó a Clarín que lo que vive es “un proceso muy doloroso”. “Todos los días veo sus cosas pero la busco y no la encuentro, no la escucho, no está…”. Fabián Mendoza, el papá, la recuerda como una niña muy feliz que le encantaba bailar. “Recuerdo siempre esa hermosa sonrisa que ella tenía”, expresa el padre de Luna, que además aseguró “sentir una bronca total” porque la causa no avanza.

Los primeros síntomas aparecieron el viernes 8 de febrero. La nena se quejaba de dolor en las piernas y tenía fiebre. La mamá la llevó al Hospital Municipal San José. El médico que la atendió le diagnosticó un cuadro de “sinovitis viral”. Le recetó ibuprofeno para calmar el dolor y le hizo radiografías. También la vio un traumatólogo, que indicó reposo absoluta para la menor. Luego le dieron el alta

La sinovitis es una inflamación o irritación de la membrana sinovial. Esta membrana es la que genera un líquido cuya función es reducir la fricción entre los cartílagos y otros tejidos, para lubricar las articulaciones durante los movimientos. Se trata de una afección que bajo ningún punto de vista puede producir la muerte.

Mirá también

El tema es que el tratamiento no sirvió. La nena no se recuperaba y levantaba cada vez más temperatura. El sábado, Milena volvió al hospital y esta vez la atendió otro médico, que le hizo pruebas de sangre y orina. No encontró nada distinto y le dio el mismo diagnóstico que su colega. “Es todo normal”, le dijo el médico.

Sin embargo, a pesar de los exámenes y el diagnóstico, la salud de Luna seguía empeorando. Entonces, la mamá volvió al hospital y esta tercera vez le exigió a los médicos que la internaran. El médico accedió a colocarle a la nena un suero con un calmante. Le adelantó que le daría el alta. Sin embargo, al notar que la pierna de la paciente comenzaba a estar morada, le advirtió que en caso de que vomitara la llevara nuevamente porque “podía estar incubando algo”.

Al ver que su hija no mejoraba, ya desesperada, Milena la llevó el domingo a la madrugada corriendo al hospital. En ese momento, el médico se encontró con un cuadro muy distinto al de las últimas veces: tenía las extremidades frías y le costaba respirar.

La ficalía, a casi un año de su muerte, aún no imputó a nadie.

En la causa se dice que el médico, al verla en este estado, consultó con colegas y decidió intervenir colocándole un suero a la nena. Según la declaración de Milena, el cuerpo de Luna estaba todo morado. “Mamá”, llegó a escucharla decir, antes de que la apartaran para comenzar con la reanimación y de que le informaran poco después que su hija había muerto.

Pocos días después, la autopsia reveló que Luna murió a causa de una artritis séptica aguda (ASA) en su cadera izquierda, una artritis producida por la infección de una bacteria que, si no es detectada y tratada con rapidez, puede ocasionar un desenlace fatal.

Así se supo que la Luna falleció por una “falla multiorgánica, por sepsis a punto de partida de artritis séptica aguda de cadera”. Algo que fue luego reafirmado por el informe de la policía científica de Zárate-Campana el 26 de diciembre pasado. 

De esta manera, los resultados refutaron la hipótesis mantenida por la Secretaría de Salud de Exaltación de la Cruz, que advertían que Mendoza podía haber muerto a causa de un ahogo con su propio vómito.

Los tres médicos que atendieron a Luna podrían ser imputados con el artículo 84 del Código Penal, “imprudencia, negligencia o impericia”, cuya sanción prevé una pena de entre 2 y 5 años de prisión y una inhabilitación para ejercer la medicina de entre 5 y 10 años.

También se analizará el rol del laboratorio del Hospital San José, ya que desde la fiscalía se intentará identificar si a raíz de los análisis realizados en los dos primeros días de internación sobre el cuerpo de Mendoza era posible detectar el cuadro de artritis séptica aguda.

PS

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *