Spinetta y las bandas eternas: se cumplen 10 años de una noche mágica

Luis Alberto Spinetta y Charly García en el escenario junto a las bandas eternas Fuente: LA NACION 4 de diciembre de 2019  • 14:44 El 4 de diciembre de 2009, a las 21.40, Luis Alberto Spinetta subía al escenario montado en el estadio de Vélez Sársfield y daba inicio, con los acordes de Mi elemento,…

Spinetta y las bandas eternas: se cumplen 10 años de una noche mágica

Luis Alberto Spinetta y Charly García en el escenario junto a las bandas eternas Fuente: LA NACION
4 de diciembre de 2019  • 14:44

El 4 de diciembre de 2009, a las 21.40,
Luis Alberto Spinetta subía al escenario montado en el estadio de Vélez Sársfield y daba inicio, con los acordes de Mi elemento, a una noche que se transformó en un
hito de su carrera y del rock argentino.

A priori, la cita era prometedora, el Flaco reuniría a sus
bandas eternas: Almendra, Pescado Rabioso, Invisible, Jade, Los Socios del Desierto. Además, repasaría una buena parte de su carrera solista. No obstante, nadie esperaba ese show de
52 canciones que se extendería por
casi seis horas.

Asimismo, si bien estaban anunciados los músicos que pasaron por sus míticos grupos, sorprendió la cantidad de otros artistas invitados.
Gustavo Cerati, Charly García, Fito Páez, Ricardo Mollo y Juanse, fueron algunos pocos de esos tantos.

Aunque pese a que Spinetta celebraba sus 40 años con la música, no sólo tocó sus canciones. De hecho, sus hijos Dante y Valentino, lo acompañaron en una particular versión de Necesito un amor de Javier Martínez. También interpretó El Rey Lloró de Lito Nebbia; Adónde está la libertad de Pappo, con Juanse; Las cosas tienen movimiento de Fito Páez, con el mismo autor del tema; lógica que repitió con Gustavo Cerati y Charly García, en Té para tres y Rezo por vos, respectivamente. Miguel Abuelo y Tanguito también fueron homenajeados.

Los Socios del Desierto fue la primera de sus bandas eternas en subirse al escenario. En la batería,
Javier Malosetti suplantó al fallecido Tuerto Wirtz. Luego, con una lógica cronológica inversa, siguió Invisible, Pescado Rabioso y Almendra (los temas de Jade sonaron en la primera parte del recital).

La última parte del show la encaró
Ricardo Mollo, quien tocó la canción 8 de octubre, compuesta en homenaje a chicos del colegio Ecos; una causa por la que el Flaco siempre militó. Retoño, Seguir viviendo sin tu amor, Yo quiero ver un tren y No te alejes tanto de mí, fueron los últimos temas que cerraron las Bandas eternas; el reloj marcaba las 3.30.

Así las cosas, lo que inicialmente parecía una propuesta delirante de su representante, Juan Carlos Giacobino, se concretó. No se pudo en el estadio de River Plate, cómo se intentó en un principio, pero el sueño de los seguidores y del Flaco se cumplió. Cambió el escenario, pero no atenuó en nada una noche mágica, que permanecerá para siempre en la historia de la música argentina.

ADEMÁS

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *