Las nuevas oficinas de Alberto Fernández van definiendo el Gabinete

Té de peperinaAlberto Ángel Fernández asume como Presidente de la Nación el próximo 10 de diciembre y ya tiene a sus equipos de trabajo instalados en un nuevo lugar, preparándose para el desembarco en la Casa Rosada. Por eso, a su regreso de México, donde se reunió con el presidente Andrés Manuel López Obrador, ya…

Las nuevas oficinas de Alberto Fernández van definiendo el Gabinete

Té de peperina

Alberto Ángel Fernández asume como Presidente de la Nación el próximo 10 de diciembre y ya tiene a sus equipos de trabajo instalados en un nuevo lugar, preparándose para el desembarco en la Casa Rosada. Por eso, a su regreso de México, donde se reunió con el presidente Andrés Manuel López Obrador, ya encontró a sus principales colaboradores instalados en las nuevas oficinas, ubicadas en el barrio de Puerto Madero, a menos de diez cuadras de la casa del futuro jefe de Estado y a metros del Faena Hotel.

Hotel Faena de Puerto Madero. (Prensa Hotel Faena)

Mudados del primer búnker albertista-ubicado en México y Balcarce, barrio de San Telmo-, los más fieles al electo mandatario están apenas terminando de conocer su número de teléfono interno y de acomodar sus pertenencias o petates, término antiguo que ninguno de les jóvenes que pueblan ese team utilizó alguna vez en su vocabulario. Ya fuera de “México” -nombre con el que se inmortalizó al primer búnker-, mientras ordenan el nuevo mobiliario, las caras son otras: ya no mantienen el rictus tenso de la elección sino que ahora, todo es sonrisa por haber logrado la victoria electoral por la Presidencia el último 27 de octubre. Muestra de eso, es la musicalización del lugar, que corre por cuenta de la joven y amable recepcionista, que empieza con Peperina (por Serú Girán), pasa por Ciro y Los Persas y recala en los hits kirchneristas del disco “Oktubre”, de Patricio Rey y sus Redonditos de Ricota. Quiero contarles una buena historia, la de una chica que vivió la euforia de ser parte del rock…

Pizzas vista al río

La mudanza también obligó a quienes trabajan en los equipos técnicos, políticos y de comunicación a variar su gastronomía: es que la zona no es demasiado barata a la hora de almorzar y, de aquí al 10 de diciembre, deberán ajustarse a los menúes ejecutivos de las pizzerías y restós de sushi y comida peruana del lugar: bruschettas y pasta all’uovo incorporarán harinas a las dietas peronistas por poco más de un mes.

Corte de moda en las parrillas porteñas: El Tomahawk, en Estilo Campo, de Puerto Madero. Foto: Fernando de la Orden

Lo bueno, es la vista al río y a los pintorescos docks de la bella zona de Puerto Madero, el barrio más exclusivo de la Ciudad de Buenos Aires;particularidades del peronismo. Así, en los restoranes de la zona se escuchan ya charlas sobre la historia de Néstor y de Cristina hasta del escenario que le esperará a Fernández Presidente, y como corresponde a cualquier nueva etapa, se exageran las historias compartidas con “Alberto”: la remanida frase de “lo sigo desde Cemento” aplica aquí a la perfección…

05-11 GPS Rosedal de Puerto Madero. Foto: Andres D’Elia

Cabinet

Pero las nuevas oficinas de Madero ya permiten ir delimitando el Gabinete por quienes tienen oficina propia. Allí, el orden es el siguiente: la principal oficina es, obviamente, de AF. Y la contigua es la de su hombre de confianza Santiago Cafiero. Pegadas, están las eficientes y simpáticas María y Anita, secretarías tiempo completo de Alberto. Luego cuentan con oficina propia los “coroneles de la transición de Alberto Fernández”, que además de Cafiero, son Eduardo “Wado” De Pedro, Vilma Ibarra y Gustavo Béliz. Estos, hoy por hoy, califican para ser Jefe de Gabinete, Ministro de Interior, Secretaria Legal y Técnica y Modernización, respectivamente. Luego hay un despacho de “Prensa y Comunicación”, donde están Juan Pablo Biondi (vocero de Alberto que lo acompaña en todas sus incursiones), Francisco “Pancho” Meritello y Juan Courel.

El equipo de la transición de Alberto Fernández

Abogados de confianza del “Electo” como Juan Manuel Olmos y Julio Vitobello también tienen oficina y destino ministerial. Respecto del área más sensible -léase Economía-, Matías Kulfas recibió un lugar donde poder juntarse con los equipos técnicos del rubro, donde también califica en primera línea Cecilia Todesca. Todo esto sucede en unas oficinas que fueron alquiladas por el equipo de AF con la condición de que estuvieran listas para entrar y enchufar las computadoras; el sitio cuenta con ocho salas y lugares comunes y está en un edificio con entradas que le permiten privacidad al futuro Presidente y con salida desde alguna de las seis cocheras a disposición. El nombre que ya recibe el nuevo laboratorio albertista es “Encarnación”. ¿Cuál será la razón? Misterio peronista…

Candidato Alberto Fernández. Dibujo de Hermenegildo Sábat

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *