El presidente de la Cámara de Diputados de Brasil enfrenta al hijo de Bolsonaro por Alberto

Brasilia, corresponsal. La tensión bilateral entre el gobierno de Jair Bolsonaro y el presidente electo de Argentina, Alberto Fernández, también está creando conflictos dentro de Brasil. El presidente de la Cámara de Diputados, el muy influyente legislador Rodrigo Maia, un político del liberal partido Demócrata que fue fundamental para lograr la aprobación de la reforma del…

El presidente de la Cámara de Diputados de Brasil enfrenta al hijo de Bolsonaro por Alberto

Brasilia, corresponsal. La tensión bilateral entre el gobierno de Jair Bolsonaro y el presidente electo de Argentina, Alberto Fernández, también está creando conflictos dentro de Brasil.

El presidente de la Cámara de Diputados, el muy influyente legislador Rodrigo Maia, un político del liberal partido Demócrata que fue fundamental para lograr la aprobación de la reforma del sistema de pensiones de Brasil, calificó el jueves como “increíble” el repudio votado en una comisión del Congreso a la actuación de Fernández en favor de la liberación del ex mandatario Luiz Inácio Lula da Silva y dijo que trabajará para anularlo.

En una entrevista con O Globo, Maia calificó como “una falta de respeto” la decisión de la Comisión de Relaciones Exteriores de la Cámara baja, que preside el hijo de Jair Bolsonaro, Eduardo.

“Es un presidente de otro país, que ni siquiera asumió. Es un repudio increíble, pero el PDT (Partido Democrático Trabalhista, de centroizquierda) entró con una apelación y estamos analizando que, en principio, no fue respetado el reglamento (…) Sería una falta de respeto del Parlamento brasileño a un presidente electo de forma legítima en Argentina”, dijo Maia.

“Brasil exporta manufacturados para allá. Son nuestros vecinos, nuestros amigos. No podemos tratar a Argentina de esa manera porque el presidente diverge de lo que uno u otro piensa. Eso es un error y no es bueno para el futuro de la democracia en América del Sur”, agregó, indicando además que la tendencia es no oficializar la moción.

Maia, también, calificó a Argentina como “un socio prioritario” en la región y un mercado relevante para Brasil, especialmente para su industria.

La aprobación de la moción de repudio a Fernández fue divulgada por el diputado Eduardo Bolsonaro con el argumento de que el presidente electo de Argentina se inmiscuyó en asuntos internos de Brasil y “faltó el respeto a las decisiones” del Poder Judicial por su adhesión a la campaña por la libertad de Luiz Inácio Lula da Silva.

La moción fue presentada en la comisión por el diputado Luiz Philippe de Orleans e Bragança, del oficialista Partido Social Liberal (PSL), miembro de la familia real brasileña descendiente de los emperadores Pedro I y Pedro II y conocido por su activismo en favor del liberalismo económico.

Según el texto que fundamenta el pedido de repudio, Fernández no respetó las decisiones de las instituciones judiciales del Estado brasileño, quebró “el decoro internacional en lo que dice a las buenas relaciones diplomáticas, por el activismo político en asuntos internos de Brasil y por agraviar a una parcela expresiva de la sociedad brasileña”.

Orleans e Bragança presentó el pedido de repudio luego que, el día de su triunfo electoral en Argentina, Fernández. calificara como “injusta” la detención del ex presidente Luiz Inácio Lula da Silva, a quien también visitó en la cárcel durante su campaña.

Esos gestos de Fernández, sumados a la percepción de que el nuevo gobierno argentino resistirá los planes de Brasil de recortar el Arancel Externo Común (AEC) del Mercosur para abrir las economías del bloque, enfurecieron al presidente Jair Bolsonaro, quien ni siquiera saludó al nuevo presidente electo del país que es el tercer mayor socio comercial de Brasil y principal destino de exportación de sus productos manufacturados.

Bolsonaro también anunció que no asistiría a las ceremonias de asunción de Alberto Fernández y vetó las presencias de su vicepresidente, Hamilton Mourao, y de su canciller, Ernesto Araújo, el 10 diciembre en Buenos Aires, adonde enviará como representante al ministro de Ciudadanía, Osmar Terra, quien maneja los principales programas sociales de Brasil.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *